Lavar las zapatillas de deporte debería ser una tarea mucho más común de lo que pensamos. No solo su aspecto exterior delata que merecen una limpieza, también el sudor que se acumula nos da la pista para saber que debería ser más frecuente pasarlas por la lavadora o cualquier otra forma de lavado. A veces, es suficiente con lavar el exterior, pero en otras ocasiones, el interior también necesita que les demos un repaso.

Como sucede con cualquier otra prenda, las zapatillas tienen instrucciones de lavado. Aunque podemos meterlas en la lavadora, debemos tener en cuenta una serie de factores que no debemos olvidar, sea cual sea la forma de lavado. Lo principal es que debemos lavar las zapatillas de deporte con cada una de sus partes por separado. Lo normal es que quitemos, en primer lugar, los cordones y la plantilla. Estos puedes lavarlos en agua caliente con jabón, pero también, junto al resto de ropa para lavar en la lavadora.

En lo que se refiere a la plantilla, debemos mirar la etiqueta para conocer sus peculiaridades. Es importante que llevemos a cabo una buena desinfección, ya que en ella se acumulan una gran cantidad de bacterias que provocan un mal olor que resulta difícil de eliminar. Por eso, se recomienda meter en un recipiente con agua caliente y vinagre, y dejarla durante unas tres horas. Después debemos hervir ese agua y añadirle sal, bicarbonato y romero. Se vuelven a introducir durante una hora y se dejan secar al aire libre.

Para lavar las zapatillas de deporte, no debemos olvidarnos del interior. Con una pasta que elaboraremos con agua, detergente líquido y bicarbonato conseguiremos eliminar los malos olores al introducirla en su interior y dejarla actuar unos 10-15 minutos. Cuando lo retiremos, debemos ponerlas a secar en el exterior. Además, si sueles sudar más de lo normal, puedes aplicar un spray desodorante que te ayude a eliminar los malos olores.

Por último, para lavar el exterior de la zapatilla, debes conocer el material de que está hecha para no estropearlas. Hay materiales, como el cuero, que requieren un cuidado particular. Cuando estén lavadas, déjalas secar en el exterior, pero sin que les dé el sol directamente. Puedes introducir papel de periódico para que no se deformen.

Además de todos estos consejos, debes saber que para lavar las zapatillas de deporte, y si son de tela o lona, también puedes utilizar la lavadora. Separa las distintas partes e introdúcelas en el tambor y obtendrás extraordinarios resultados.