Limpiar es una actividad que no suele gustar a nadie. Es la típica cosa que siempre pospones y cuando te quieres dar cuenta tu casa pide a gritos una limpieza a fondo.

Si que es cierto, que debido a la pandemia, nos hemos puesto las pilas y cumplimos a raja tabla el calendario de tareas para mantener nuestro hogar limpio pero, ¿Está realmente libre de bacterias y virus?

 

¿Por qué es tan importante la limpieza del hogar?

La limpieza y el orden son fundamentales para eliminar la contaminación que se acumula en las superficies y en el ambiente doméstico. En muchos casos esta contaminación es mayor en el hogar que en el exterior debido a algunos microorganismos, ciertas sustancias y materiales tóxicos, humedades, etc. Por lo que, además de limpio, el hogar debe mantenerse ordenado y ventilado.

Seguramente has escuchado alguna vez la frase “como en casa, en ningún sitio” y que razón tiene. Pero no hay que olvidar que para que tu casa se convierta en un auténtico hogar debe de tener un orden y una limpieza. 

Esta demostrado científicamente que una casa ordenada y limpia hace que sus habitantes se sientan bien y muestren positividad ante otros problemas. Afecta directamente a la salud y bienestar.

Si somos realistas, limpiar el polvo de los muebles y fregar el suelo con productos desinfectantes como la lejía, no nos asegura que ni nosotros ni nuestra casa esté fuera de peligro.

Hay pequeños gestos que nos pueden ayudar a mejorar la higiene de nuestro hogar y evitar que las bacterias proliferen a sus anchas en cada rincón de nuestra casa.

 

Es necesario prestar atención a la higiene de todo el hogar, sobre todo de determinadas estancias como el baño y la cocina, que son los lugares más expuestos a la contaminación entre otras cosas por las condiciones de calor y humedad. Para mantener una higiene y orden adecuados se requiere una cierta constancia si queremos mantener nuestra salud y evitar el contacto con determinados gérmenes. 

 

Por ello, en este artículo queremos darte unas recomendaciones para que, de forma fácil, puedas limpiar tu casa como un auténtico profesional de la limpieza.

 

1.    Sigue una ruta de limpieza. Lo primero y más importante es establecer una organización de las tareas. Si no lo haces puede que te agobie el desorden y termines por abandonar la batalla.  Utiliza la técnica de limpiar de arriba abajo, desde la parte trasera de una habitación hasta la delantera y moviéndote en una sola dirección para controlar que has limpiado todas las zonas.

2.     Simplifica los productos desinfectantes que vas a utilizar. Compra lo necesario y eficaz para conseguir un acabado brillante. Un gran consejo de los profesionales de la limpieza es que compres al menos tres productos muy útiles para limpiar la suciedad y la grasa de casi todas las superficies.

3.    Dos manos mejor que una. Sé proactivo. Acostúmbrate a usar las dos manos cuando limpies. Echa spray al espejo con  una mano y pasa con la otra la toallita. Frota los estantes con dos esponjas o trapos. Limpia las pelusas de rincones con una mano mientras con la otra realizas otra actividad.

4.    Aprovecha la luz para limpiar en profundidad. Si quieres hacer una limpieza a fondo de tu casa. Abre todas las cortinas y persianas, o enciende todas las luces. Toda limpieza debe culminar antes de las 3 de la tarde porque después de esta hora la luz comienza a desvanecerse y no se ve la suciedad con la misma claridad que a las 10 de la mañana.

5.    Empieza por las zonas que sean más difíciles de limpiar. Si empezamos por lo más difícil nos dará menos pereza que hacerlo en último lugar.  Por ejemplo, la cocina siempre es un área con dificultades al limpiar.

6.     Utiliza el vinagre como producto de limpieza. Aunque te suene raro, el vinagre tiene un magnífico poder desinfectante además de ser un perfecto aliño para las ensaladas. No pares un trabajo de limpieza hasta que todo quede brillante. Cuando termines con alguna superficie, rocía un poco de vinagre diluido con agua y limpia con un paño de microfibra.

7.    Limpia la cocina cada vez que cocines. Esta es una recomendación que sabemos que es difícil de seguir pero, si la pones en práctica te aseguramos que te resultará más fácil limpiarla cuando te dispongas a hacer una limpieza a fondo. La suciedad reciente en la cocina es muy fácil de limpiar. Siguiendo este consejo de limpiadores profesionales evitarás que la suciedad se adhiera y se endurezca en las superficies de tu cocina.

8.    No pospongas la limpieza de la bañera ni de la ducha. Realiza una limpieza al menos cada dos semanas para que te resulte más sencillo a la hora de la verdad. Usa un producto que sepas que funciona bien en tus superficies y aplícalo con un paño de microfibra. Serás más eficiente y eficaz.  

9.    Si tienes mascotas este consejo es importante. Mantén a tu mascotas limpia y cepillada. Pasar la aspiradora con regularidad mantendrá el pelo de tu mascota fuera de tu camino. Un truco que debes saber es que barrer no quitará todo el pelo en el suelo por lo que es mejor tener una aspiradora a la mano.