Muchos de los afortunados que han sido alcanzados por las flechas de Cupido desean sorprender a la pareja en San Valentín.

Este día tan señalado para los enamorados, es aprovechado por millones de parejas para potenciar su creatividad y preparar algo bonito para su pareja. En este sentido, una buena idea es realizar manualidades para San Valentín. Algo fácil y sencillo que podamos hacer en el hogar. Y es que los obsequios fabricados con las propias manos poseen un encanto especial y ese toque personal que no tiene un regalo comprado.

Si quieres que este San Valentín sea especial y tu presupuesto es ajustado, no te preocupes. Saca el artista que llevas dentro y elabora originales y emotivas manualidades para sorprender a tu pareja. Aquí te dejamos tres ideas, muestra de lo sencillo que puede resultar fabricar un obsequio sencillo que transmita amor:

  • Cuadro o mural de recuerdos: si eres de los que guarda cualquier tipo de recuerdo de momentos especiales que hayas vivido junto a tu enamorado o enamorada, quizás San Valentín es el día perfecto para sacarlos de la caja donde están escondidos. La entrada de aquella película que fuisteis a ver en vuestra primera cita o la de aquel concierto inolvidable de vuestro grupo favorito, el ticket de esa cena romántica que nunca olvidaréis, esa foto de vuestras vacaciones… echa mano de todos esos recuerdos y elabora un bonito mosaico. Busca una superficie cómoda en casa y pega los recuerdos en una cartulina. Después enmárcala. Protege el mural con un cristal y obtendrás un precioso cuadro personalizado que tu pareja podrá colgar en el dormitorio, en su oficina o en cualquier lugar que desee. Siempre que lo mire recordará toda esa vida que ha vivido junto a ti.
  • El árbol del amor: como símbolo de un amor que ha crecido poco a poco y ha echado raíces profundas, puedes elaborar esta manualidad para sorprender a tu pareja en San Valentín. Consigue algunas ramas secas y únelas en forma de ramillete con la ayuda de un hilo de lana roja. Las puedes colocar en un bonito jarrón. Después puedes colgar de cada rama mensajes de amor a modo de pequeñas tarjetas personalizadas. En cada una puedes escribir un mensaje, dibujar un corazón, pegar una fotografía… lo que se te ocurra. Atraviesa cada tarjeta con un pequeño hilo que puedas atar a cada rama.
  • Clásica tarjeta de San Valentín: en muchos establecimientos las venden. Pero resultará mucho más encantador, además de más barato, si elaboras tú mismo tu propia tarjeta de San Valentín personalizada. Una idea puede ser, doblar una cartulina blanca en forma de tarjeta. En la cara delantera recorta la cartulina en forma de corazón, a modo de ventana en la cual se asome la cara interna de la tarjeta. En esa cara interna puedes colocar una fotografía de los dos, un dibujo con forma de corazón, vuestros nombres, etc. Decora la tarjeta a tu gusto y ¡listo!

San Valentín nos habla de muchas cosas, de una manifestación de amor e incluso de una oda al consumo. Pero eso no tiene por qué ser así. Tener un detalle con tu pareja puede ser más sencillo si recurres a estas manualidades de San Valentín. Háblale del cariño que os une y de vuestro futuro en la fundación de un hogar acogedor con alguno de estos sencillos detalles.