Tomar medidas contra incendios en casa, puede evitar sustos innecesarios para toda la familia, si se tienen claras una serie de precauciones.

Evitar este tipo de situaciones peligrosas es tan sencillo como conocer cuáles son las causas más comunes de los incendios en los hogares y mantener informados a todos los miembros de la familia de ellas.

Los elementos de un hogar, que pueden generar incendios, son:

  • Puntos de electricidad: enchufes, cables y tomas de corriente en general deben ser revisados con periodicidad para verificar su buen estado. Debéis evitar dejar enchufados aparatos eléctricos de manera innecesaria. Durante la noche, procurad que todos los aparatos eléctricos se mantengan apagados, siempre que sea posible.
  • Estufas eléctricas: verificad que se encuentran en buen estado. Eliminadlas de impurezas antes de su utilización.
  • Velas: ambientar una estancia con velas tiene encanto, aunque debéis tener cuidado con estos objetos. Son bellos pero también peligrosos. Nunca dejéis una vela encendida mientras dormís. Tampoco las encendáis en lugares cercanos a materiales inflamables como cortinas, papel o madera.
  • Cigarrillos: un cigarro mal apagado puede ser motivo de incendio. Si tenéis la mala costumbre de fumar en la cama, evitadlo. Podéis quedaros dormidos con el cigarrillo en la mano. Evitad también dejarlo en el cenicero cerca de material inflamable como colchones, sábanas, cortinas, papel, alfombras, etc. La ceniza prendida podría caer y provocar un incendio. Si vaciáis el cenicero en una papelera, aseguraos antes de que todas las colillas están bien apagadas.
  • Instalaciones de gas: su revisión debe ser constante. Una instalación de gas defectuosa puede provocar una explosión de terribles consecuencias. Si vuestra cocina es de gas, aseguraos de que los fogones quedan bien cerrados una vez que hayáis terminado de usarlos, para evitar fugas.
  • Mecheros y cerillas: alejad estos objetos del alcance de los niños.
  • Productos químicos inflamables: alcohol, gasolina, aerosoles... deben ser almacenados lejos de zonas donde haya fuego y fuera del alcance de los niños.

Si, a pesar de todas las precauciones, algo se prende en vuestro hogar, otra de las medidas contra incendios en casa es la de tener bien memorizado un plan de evacuación y de actuación que debe conocer toda la familia, sobre todo los más pequeños de la casa.