3,2,1… manos a la obra, Halloween is coming!

  • Sándwich de ataúd: corta el pan de molde en forma de ataúd y pon con tomate o pimiento rojo una cruz o un RIP. ¡Rellénalo con lo que quieras y a disfrutar!
  • Momias: corta tiras finas de masa de hojaldre y rodea las salchichas dejando un hueco de 1,5cm que haga de cara. Con dos gotitas de queso de untar y un palillo podrás hacerles los ojos.
  • Escobas de queso: ¿recuerdas los panecitos finos salados de toda la vida? Coloca tiras de queso en uno de sus extremos y haz un nudo con una ramita comestible o verdura. ¡Las escobas de bruja más sabrosas!
  • Vómito de calabaza: compra una calabaza no muy grande, vacíala y diseña un rostro tenebroso con la boca abierta. Colócala sobre una bandeja y vierte el guacamole casero desde la boca hacia la bandeja. Alrededor coloca los nachos, ¡esto es comida instagrameable!
  • Huevos arácnidos: cuece unos huevos, pártelos por la mitad y colócalos con la yema a la vista en una bandeja. Haz lo mismo con aceitunas negras, las mitades grandes serán el cuerpo de la araña y las patas las harás cortando pequeñas tiras de aceituna. ¿Te atreverás a probar? ¡Causarás sensación!
  • Snacks de calabaza: compra zanahorias gordas, de alrededor de 3cm de diámetro y córtalas haciendo pequeños redondos. Ahora con el cuchillo diseña un pequeño rabito, la idea es que parezcan calabazas diminutas de bocado. ¡Un tentempié muy sano!
  • Fantasmas dulces: pela un plátano y córtalo por la mitad, coloca a modo de boca y ojos tres circulitos pequeños de chocolate y… ¡el postre estará en la mesa!
  • Cementerio de los horrores: se trata de un tiramisú rectangular cubierto de chocolate oscuro en polvo. Con la ayuda de chocolatinas finas puedes plantar pequeñas cruces y con bizcochos alargados hacer las lápidas, un tanto torcidas, dando sensación de un cementerio antiguo. ¡Qué original!

Si quieres sorprender con unos postres más típicos nuestros y de mayor nivel, pincha aquí para ver estas ideas.

Ni el miedo nos impedirá disfrutar de estos manjares, por si acaso, vamos a contratar un seguro de salud, en Halloween no nos la jugamos.