Si trabajas en casa y tu escritorio está hecho un desastre, hay una montaña de papeles, tienes archivadores que no sabes ni que contienen… y tu creatividad y concentración se ven afectadas, quizás sea hora de acabar con tanto caos.

Si quieres lograr que tu rincón de trabajo en casa sea efectivo, cómodo y bonito, te vamos a dejar unos cuantos truquitos para que lo transformes y lo conviertas en el lugar ideal y ordenado que quieres.

Antes de ponerte manos a la obra toma nota de estas pautas:

  1. Despeja tu mesa. Para empezar, retira todas las cosas que tiene encima de la mesa para poder organizarlo todo correctamente.
  2. Haz dos montones. Separa tus cosas entre las de uso diario y las de uso ocasional. Organiza los dos montones correctamente. Haz limpieza de lo que no te sirve para evitar acumular cosas inservibles que solo te distraen.
  3. Uso diario. Todas aquellas cosas que sean de uso habitual deben estar a mano y perfectamente ordenadas.
  4. Aprovecha pared. Puedes colocar en la pared una barra fija con botes contenedores. En ellos puedes colocar tus lápices, rotuladores, bolis y subrayadores, ordenados y a la vista.
  5. Hazte con un organizador de material. Pon sobre tu mesa un organizador con compartimentos para que esté todo recogido, a mano y a la vista.
  6. Agrupa las cosas pequeñas. En una bonita y decorativa caja, puedes colocar las cosas pequeñas como los clips, gomas o sacapuntas. Estará todo junto, organizado y localizable.
  7. Olvídate de apilar cosas. Una vez más haz uso de la pared y fija cajones apilables contenedores para introducir libros y material de forma organizada y a la vista.
  8. Organiza y etiqueta. Puedes hacerte con algún organizador bonito y decorativo para organizar tus facturas. Etiquétalo todo, al igual que tus archivadores, especialmente aquellas cosas que no puedas ver para tenerlo todo localizado de un solo vistazo.
  9. Crea un espacio que inspire creatividad. Incluye detalles que te motiven, como frases con buen rollo, fotografías que te recuerden momentos felices, es incluyen toques personales, como alguna planta o algún objeto decorativo.
  10. El muro de la inspiración. No te olvides de incluir un tablero de corcho en tu despacho. En el podrás colocar todas aquellas tareas que te inspiren o quieras hacer. Estarán siempre a la vista y motivarán tu creatividad.
  11. Añade un reloj molón. Si incluye un reloj de pared decorativo no solo alegraras la estancia, sino que además podrás controlar tu tiempo y te recordará los tiempos que tienes para no dispersarte demasiado.
  12. Hazte con un planificador. En el mercado puedes encontrar planificadores bonitos y divertidos, que te ayudarán a distribuir tus tareas y agendar todo aquello que tengas que hacer durante la semana para que no te olvides de nada.
  13. La importancia de la luz. Procura tener en un tema una lámpara o flexo que proporcione luz directa y regulable.
  14. Elige una silla cómoda. Si tu trabajo requiere estar muchas horas sentado, más vale que te hagas con una buena silla, cómoda y ergonómica. De ella dependerá tu salud, ya que una mala postura afecta negativamente a tu espalda, cervicales y lumbares.
  15. La pantalla a la altura de los ojos. Es importante para las cervicales que la pantalla esté elevada, a la altura de los ojos, para que no tengas que estar forzando el cuello mirando hacia abajo. Estar recto es muy importante, por eso, si hace falta procura tener algún utensilio para elevar el portátil o la pantalla del PC.