Las plantas son un elemento decorativo más en nuestras casas, especialmente las de interior. Además de aportar un valor atractivo al hogar son buenas para nuestra salud ya que aportan oxígeno fresco durante el día. Además, absorben gases contaminantes, mejoran y purifican el aire y consiguen que el ambiente tenga un poco más de humedad.

Las plantas verdes ayudan a reducir el estrés, aumentan la capacidad de atención y al bienestar general. De hecho, como brindan humedad al ambiente son muy beneficiosas para reducir los niveles de sequedad y partículas de polvo en nuestro hogar. Por ello, pueden contribuir a evitar problemas respiratorios como la tos.

Cuidar de una planta y verla crecer puede ayudar a mejorar la autoestima de las personas. El hecho de mantener una planta sana y salva conlleva una responsabilidad y constancia. Esto produce un sentimiento de satisfacción y, por lo tanto, aumenta la autoestima.

Pero si eres de esos que tiene poco tiempo, eres un poco dejado o no consigues dar con los cuidados adecuados para que tus plantas sobrevivan y luzcan sanas y esbeltas no te preocupes, porque te vamos a dar un listado de las más duraderas.

Plantas de interior

Sansevieria 

Conocida popularmente como “lengua de suegra” por sus largas y afiladas hojas. Es una planta recomendada para principiantes que no puede faltar en tu casa. Es una planta resistente y de interior, muy fácil de cuidar, tanto que sus cuidados son mínimos, ya que requiere poco riego. Es una superviviente nata apta para cualquier espacio, ya que aguanta temperaturas tanto altas como bajas, hasta -5ºc y muy resistente a las plagas. Se recomienda que para que crezca vertical y no caigan sus hojas se la coloque en tiestos y macetas pequeñas mejor que grandes.

Esta planta es muy beneficiosa para eliminar tóxicos del aire además de muy decorativa por su color verde "atigrado".

Violeta africana

Sin duda, esta planta la habrás visto en infinidad de casas. No solo es una de las plantas de interior más resistentes, sino que encima es de las más agradecidas que hay. Al ser una planta originaria del desierto africano, apenas necesita mucho riego y nunca debe hacerse mojándola por encima. Se pone agua en el plato debajo y se deja que absorba. Además, si la colocas en un lugar expuesto al sol y protegido es más que probable que florezca más de una vez al año.

Aspidistra

Procedente de China y Extremo Oriente, esta variedad es únicamente de interior y pertenece a la familia de las liliáceas. Es la planta perfecta para un inexperto porque crece en cualquier rincón donde la coloques y no suele presentar problemas habituales de plagas. Es perenne, muy resistente y de tamaño medio. De hecho, es perfecta para ponerla en sitios con poca luz, como recibidores y pasillos, ya que es mejor que esté expuesta al sol directo. Si quieres darle un toque más elegante, puedes podar algunas hojas y aclarar la planta.

Monstera

También conocida como verdor tropical o Costilla de Adán, nombre que recibe por su exhuberante hoja agujereada. Es una planta tropical trepadora de la familia de las aráceas proveniente de Centroamérica, originaria de la frondosa selva, puede sobrevivir con muy poca luz, y archiconocida porque es ideal para ambientes con poco iluminados, por lo que la habrás visto colocada incluso en los portales. Es muy fácil de mantener, pero seguramente necesitará una guía para mantener las hojas hacia arriba. Es mejor que le des espacio suficiente para que crezca generosamente, ten en cuenta que le gusta la humedad, pero no el encharcamiento, así que no te pases.

Cintas

Esta planta pertenece a la especie fanerógama del grupo chlorophytum, y esoriginaria de Sudáfrica. Conocidas antiguamente como “las malas madres” porque sacan a sus “hijos” con unos tallos colgantes como si los echaran de la maceta, son las típicas que están en casi todas las casas de las abuelas. Las variedades que tienen las hojas ribeteadas requieren más luz que las que son totalmente verdes.

Este tipo de planta es genial para torpes porque está en el top ten de la resistencia y, además, es muy fácil de cultivar, ya que son muy sufridas y se reproducen rápidamente. Aguantan bien en casi cualquier ubicación, desde las más soleadas a las más sombreadas, pero es preferible que nos la dé el sol directo. También purifican el aire y pueden filtrar hasta el 90% del monóxido de carbono presente en el aire de casa. Basta con regarlas 1 o 2 veces a la semana y es mejor darles espacio para crecer.

Potus

El potus o photos (Epipremnum aureum) es una de las plantas de interior más agradecidas que existen. ¿Quién no ha tenido uno en su casa alguna vez? Esta superviviente, no requiere casi cuidados e incluso puede sobrevivir solo con agua. Si alguna vez se te parte alguna, pon un tallo dentro de un recipiente con agua y verás como poco a poco, van creciendo raíces y desarrollándose como si nada.

Como sus tallos caen y se arrastran, es genial para colocarla en una cesta colgante o en una estantería alta donde pueda lucir en todo su esplendor gracias a su efecto cascada. Además, también es conocido por su cualidad para purificar el aire y es muy longeva.

Ficus benjamina

Esta es una especie botánica de árbol de higo, originaria de Asia y Australia. Esta planta y todas las variedades de ficus reinan en las casas desde hace años, ya que requieren muy poco cuidados y no hace faltar tener una gran habilidad. Solo se necesita regar cuando la tierra deje de estar humedecida y no hay que encharcarla.

El ficus es una planta que añade mucha naturaleza y verde a la casa gracias a sus ramas grandes y arqueadas, y a sus hojas puntiagudas. Además, por su forma de arbolito quedará perfecto al lado de una gran ventana, junto al sofá o en cualquier rincón que necesite un subidón de vida y verdor.

Es el árbol oficial de Bangkok y puede llegar a 30 m de altura en condiciones naturales.