¿Conoces la figura del personal shopper inmobiliario? Sí, igual que el que te compra los modelitos cada temporada pues, en este caso, tu hogar, oficina o local. ¡Qué comodidad!

El año 2018 todavía será un buen año para comprar una vivienda ya que el mercado inmobiliario está volviendo a subir. Ahora bien, ¿por dónde empezar?

  • ¿Obra nueva o segunda mano?
  • ¿Centro o afueras?
  • ¿Garaje o sin garaje?
  • ¿Qué tipo de hipoteca debería contratar?
  • ¿Inmobiliaria, particular o banco?
  • ¿Céntrico pero con reforma?
  • ¿Qué presupuesto destinar a la entrada y gastos de notaría?

¡Socorro! ¿Cómo sabré si estoy eligiendo bien?

La mayoría de personas que se plantean comprar una vivienda tienen claro, al menos, algunos de los requisitos necesarios y el presupuesto máximo que pueden asimilar pero, en muchas ocasiones, no son capaces de buscar y puede que se conformen con lo primero que se adapte a ellos sin mirar y comparar más.

Pues bien, en España comienza a asentarse y a ganar credibilidad la figura del personal shopper o agente inmobiliario, a diferencia de otros países donde ya es un oficio más que asentado. Se trata de contratar a una persona para que haga y consiga lo que nosotros queremos a la hora de comprar una vivienda. Esta persona será nuestros ojos. Tratará de encontrar aquello que hemos pedido y tramitará las visitas necesarias. Nos ahorrará mucho tiempo y además, pondrá en valor su sabiduría sobre el mercado de la vivienda.

Por regla general, el comprador es el partícipe menos atendido en un proceso de compra-venta, por ello, el personal shopper tratará de garantizar que se adquiere la vivienda que mejor calidad de vida va a aportar al comprador siendo también partícipe y asesorando a lo largo de todo el proceso.

Estaréis pensando, ¡seguro que te vende promociones propias! Un buen profesional, no tiene cartera de viviendas por lo que puede buscar el mejor hogar para su comprador sin ningún tipo de ataduras logrando ahorrarle tiempo y dinero.