Con la llegada de la Semana Santa, las cocineas de millones de hogares y establecimientos se impregnan de ese delicioso aroma a dulce recién horneado. No hay nada mejor para sentir un hogar acogedor, como entrar por la puerta del mismo en fechas señaladas y percibir el olor a dulces típico de la época.

Existen postres y dulces típicos de Semana Santa perfectos para sorprender a familiares y amigos en casa. Los hay para todos los gustos y son todo un reclamo, sobre todo para las personas golosas.

Son deliciosos, su variedad es extensa y sí, lo sabemos, no son la mejor opción para aquellos que pretenden guardar la línea. Existe una gran variedad de otras recetas más saludables para Semana Santa. Trata de aplicarlas para el resto de guisos y platos y tómate estos deliciosos postres y dulces típicos de Semana Santa como un capricho que, de forma controlada, seguro que te puedes permitir.

A continuación te mostramos algunos de los postres y dulces de Semana Santa más reclamados:

  • Rosquillas de Semana Santa: son un clásico. Se trata de un dulce de Semana Santa compuesto por una masa de harina y huevo frita, redondeada y con un agujero en el centro. Su sabor anisado, el azúcar espolvoreado sobre su superficie y su textura compacta y tierna son irresistibles.
  • Buñuelos: es uno de los postres típicos de Semana Santa más célebres. Están compuestos por una masa de harina que se fríe y pueden ir rellenos de diferentes cremas. En ninguna pastelería faltarán los típicos buñuelos expuestos en el escaparate en esta época del año.
  • Torrijas: es el dulce estrella de la Semana Santa. Si las que hacía tu abuela o tu madre son tus favoritas (no hay dos torrijas iguales), no dudes en aprender la receta para elaborar tú mismo este postre tan típico de Semana Santa. La torrija está compuesta por una rebanada de pan empapada en leche y huevo que se fríe y se recubre con azúcar espolvoreado. El limón y la canela pueden aportarle un toque único y personal al sabor de tus torrijas.

Como puedes comprobar, la mayoría de los postres típicos de Semana Santa se elaboran con aceite hirviendo. Si te decides a cocinarlos tú mismo, ten cuidado al freír el aceite para evitar accidentes en el hogar. Protégete de las posibles salpicaduras, no dejes que los niños entren a la cocina mientras fríes los postres y vigila que el aceite no se prenda para evitar sustos y destrozos.