El término cereal proviene del latín “cerialia”. Es una palabra con la que los antiguos romanos designaban las fiestas en honor de Ceres, diosa de los granos. Es un alimento esencial en nuestra idea y que no falta en nuestros platos.

Los cereales componen de tres capas:

  • El salvado: es la capa que recubre todo el grano. Destaca por su contenido en fibra, principalmente insoluble, antioxidantes y vitaminas del grupo B.
  • El endospermo: es la parte que se conserva en los cereales refinados y representa un 85% del grano aproximadamente. Está compuesta de carbohidratos complejos, especialmente el almidón. Éste representa un 70% del endospermo. En esta parte es donde se encuentra el gluten, una proteína que contienen algunos cereales.
  • El germen: es la parte más interna del grano y la que tiene mayor concentración de nutrientes. Es rica en proteínas, ácidos grasos poliinsaturados de la serie omega-6, vitaminas del grupo B y E y minerales como el calcio, el magnesio y el potasio.

Se suele afirmar que su contenido de nutrientes depende de que estos tres elementos estén intactos. Pero el problema llega cuando estos refinados y la mayoría de los cereales que consumimos hoy en día lo están. Esto quiere decir, que a los cereales les han quitado las capas de salvado y germen, lo que se traduce en que les han “quitado” cerca del 80% de los nutrientes, aparte de llevarse gran parte de su sabor.

En cambio, cuando estos son completamente naturales y sin procesar, los granos enteros aportan vitaminas, minerales, carbohidratos, además de la fibra necesaria para gozar de una salud excelente.

De hecho, pese a su mala fama, los carbohidratos son muy necesarios para que el buen funcionamiento de nuestro cuerpo para que pueda disponer de una mayor energía. Son el “combustible” para el cerebro, músculos y órganos internos.

Entre los nutrientes que contienen los cereales integrales se encuentran: la vitamina E, el complejo vitamínico B y minerales como selenio, zinc, cobre, hierro, magnesio y fósforo.

Además, el cereal integral conserva toda su riqueza porque es no sometido a los procesos de refinamiento. Además, ayudan a mantener la alcalinidad del organismo, es decir, que lo libera de la acidez, que favorece la aparición de muchas enfermedades.

A continuación, te proporcionamos un listado de cereales y de las propiedades que contienen:

  1. Avena. Sin duda este es uno de los cereales más de moda de los últimos años por sus propiedades. Se trata de un cereal muy completo y equilibrado que entre sus propiedades contiene magnesio, cobre, hierro, zinc y vitamina B1. Lo bueno de la avena es su versatilidad ya que la puedes consumir en el desayuno en forma de tortitas, añadiendo copos en las sopas, usándola como base de tus ensaladas, y como batido
  2. Arroz. Este cereal forma parte de la alimentación básica de todo el mundo. Hay infinidad de tipos de arroz (aproximadamente unas 80.000 variedades) y los arroces integrales son los que mantienen mejor los nutrientes. Además, no lleva gluten, conserva mejor la fibra y tiene abundantes minerales y vitaminas como la E y algunas del grupo B.
  3. Centeno. Este alimento destaca por su alto contenido en fibra, por contener poco gluten y aportar vitaminas del grupo B. Asimismo, lleva proteínas y poca cantidad de grasas, lo que lo hace perfecto para los deportistas. El pan elaborado a base de centeno triunfa por su gran sabor.
  4. Maíz. Un producto muy popular y muy presente en nuestra dieta. Nos aporta hidratos de carbono, fibra, betacarotena y vitamina C. Además, es muy rico en antioxidantes y vitamina A. Como es un cereal muy versátil se puede consumir de muchas formas: al vapor, frito o asado al horno, a la parrilla... De hecho, puedes encontrarlo en el supermercado en distintas formas.
  5. Quinoa. Este es otro de los cereales que goza de gran popularidad en los últimos años, además es indispensable para las personas celíacas porque no contiene gluten. Es muy rica en proteínas y contiene los nueve aminoácidos esenciales para una dieta saludable: histidina, isoleucina, leucina, lisina, metionina, fenilalanina, treonina, triptófano y valina. Una de las formas más comunes de consumo es cocida para ensalada.
  6. Trigo sarraceno. También conocido como trigo negro, kasha o alforfón, es un cereal que contiene un alto contenido en zinc, cobre, manganeso y proteínas. Este tipo de trigo no contiene gluten, por lo que es recomendable para celiacos y además tiene poder antiinflamatorio y cardioprotector. Lo puedes comer en forma de soba, los fideos japoneses, para hacer galettes, o blinis.
  7. Espelta. Este cereal tiene propiedades cardiovasculares y mejora el sistema inmunológico ya que contiene magnesio y ácido silícico, contiene vitamina B. Tampoco tiene colesterol y aporta un alto contenido en triptófano, lo cual ayuda a mantener el bienestar físico y mental. Es un tipo de cereal muy completo. Puedes usarlo para cocinar galletas, bizcochos, pan o pasta.
  8. Amaranto. Este es uno de los pocos cereales que contienen vitamina C. También está indicado para los celíacos (no contiene gluten). Además, entre sus propiedades contiene calcio, hierro, magnesio, fósforo y potasio. Por si no lo sabias, la harina de amaranto mezclada con otras harinas es perfecta para hacer recetas de repostería.
  9. Cebada. Aparte de ser muy famosos porque es el cereal estrella para elaborar cerveza o whisky, la cebada es dulce y durante muchos años fue el cereal más utilizado para hacer pan. Entre sus propiedades aporta vitaminas del grupo B, así como vitamina K y ácido fólico. También aporta minerales como el potasio, el fósforo, cobre, hierro y yodo... Puedes usar harina de cebada en lugar de la de trigo para hacer pan o sustituir parte de los granos de arroz por granos de cebada.
  10. Kamut. Esta una variedad del trigo más desconocida y era muy utilizada por los antiguos egipcios que solían cultivarlo A diferencia del trigo “tradicional”, aporta un gran número de más nutrientes: selenio, magnesio, potasio. También contiene vitamina C y tiene propiedades antioxidantes. Con los granos de kamut puedes hacer ensaladas igual que harías con quinoa o arroz.
  11. Mijo. Este cereal es perfecto como sustituto del arroz o pasta de trigo, para reducir el consumo excesivo de estos otros. Para lograr un desayuno muy energético, puedes recurrir a él.