Ambientes naturales donde pueden darse estancamientos de agua (embalses, lagos ríos, etc), son los lugares donde se pueden generarse las condiciones idóneas para que aparezca la bacteria conocida como legionella, la cual, puede llegar de manera peligrosa al sistema de abastecimiento acuático de cualquier tipo de cuidad o localidad, provocando una epidemia.

La bacteria de la legionella requiere de unas determinadas condiciones para que se concentre en un número suficiente tal que pueda llegar a provocar una infección. En agua estancada con una temperatura entre 20°C y 40°C, es donde se puede dar con más facilidad su crecimiento.

Si además, dicha bacteria encuentra en paredes o áreas de contención, incrustaciones de suciedad suficientes como para que se asiente, la legionella puede resistir incluso a la fuerza de los productos de limpieza agresivos.

La prevención de la aparición de la legionella en los hogares o en centros de trabajo es fundamental para evitar el contagio y la enfermedad de la legionellosis, la cual puede causar fiebre alta o una infección pulmonar.

La única forma de infectarse con la bacteria de la legionella es a través de la inhalación de aerosoles por medio de las vías respiratorias.

A pesar de aplicar todos los consejos para la limpieza del baño o la cocina, lo cierto es que, aunque con poca frecuencia, la legionella puede hacer acto de aparición en los hogares, sobre todo en estas zonas de la casa donde el agua está muy presente. Los depósitos comunitarios de agua caliente, calderas de agua, bañeras de hidromasaje, grifos y duchas, pueden ser focos de almacenamiento o de transmisión de la bacteria.

La limpieza y el correcto mantenimiento de todos estos elementos presentes en un hogar o una comunidad vecinal, serán fundamentales para evitar que la bacteria se desarrolle y se propague.

La desinfección y la renovación del agua en todas estas zonas son algunas de las medidas más eficaces para evitarlo. En el caso del agua estancada, controlar el exceso de calor, también será algo que habrá que tener en cuenta.

Cualquier prevención para evitar la aparición de la legionella o para no contraer cualquier tipo de enfermedad, nunca es poca. Aun así, nuestra salud siempre puede verse perjudicada de manera repentina. Si esto ocurre, recuerda que contratar un seguro de salud te garantizará todos los cuidados necesarios para que ese delicado momento vital pase de la manera menos pesarosa posible.