Comer bien cada día puede resultar una auténtica odisea especialmente cuando no comemos en casa. Y si le sumamos el ritmo de vida frenético que llevamos, cada vez es más habitual que comamos fuera si estamos trabajando. Las largas jornadas laborales y la falta de tiempo hacen que el “tupper” sea nuestra mejor opción, especialmente porque nuestros bolsillos tampoco se pueden permitir comer fuera cada día.

El problema de llevar la comida al trabajo llega cuando tenemos que prepararla.  Aunque tengamos la intención de hacernos un menú casero, muchas veces acabamos optando por comidas precocinadas o por repetirnos y cocinar siempre los mismos sencillos platos.

Si tú también eres de los que comes fuera de casa y tienes que llevar tu propia comida, te dejamos una serie de recomendaciones a tener en cuenta. En primer lugar, tenemos que hacernos con una nevera portátil, la clásica bolsita que venden para llevar los tuppers, que permita conservar los alimentos en perfecto estado. Para transportar la comida lo mejor es optar por envases herméticos, que sean, preferiblemente, de cristal.

Una idea muy práctica para idear un menú semanal que esté compuesto de platos principales. De esta forma, no necesitaremos preparar varias recetas y así ahorramos espacio a la vez que nos saciamos con único plato.

Otro buen truco es apostar por las guarniciones. Es una buena forma de tener un menú completo mientras disfrutamos de un plato combinado. Eso sí, lo ideal es optar por guarniciones que se puedan recalentar, como purés, arroz blanco o quinoa.

Si además no disponemos de mucho tiempo para cocinar a diario, es una buena idea elaborar mucha cantidad e ir congelando en porciones y así tener comida para días diferentes. Si optáis por congelar los alimentos, lo mejor es descongelarlos el día anterior dentro de la nevera y para no romper la cadena frío.

Si estas falto de ideas sobre comidas para llevar, te dejamos una serie de recetas muy ricas que puedes elaborar para tus tuppers.

Recetas para tus tuppers

ARROZ CON VERDURAS Y POLLO A LA PLANCHA

Esta receta deliciosa te servirá como plato único.

Ingredientes:

  • 280 g de arroz de grano redondo
  • 1 cebolla
  • 2 ajetes
  • 1 pimiento verde italiano
  • 120 g de judías verdes
  • 1 zanahoria
  • 300 g de pechuga de pollo
  • Sal y pimienta
  • Unas ramitas de romero
  • 4 cucharadas de aceite de oliva

Elaboración:

  1. Preparar las verduras. Primero, pela la cebolla, raspa la zanahoria y lávala. Después limpia los ajetes y lava el pimiento y las judías verdes. Córtalas en trocitos pequeños o en cuadraditos.
  2. Sofreír y saltear. Sofríe la cebolla unos 5 minutos en una cazuela con aceite hasta que esté doradita. Luego, añade la zanahoria, los ajetes y el pimiento, y rehoga todo junto alrededor de 8 minutos más. Cuando ya esté todo pochadito, incorpora el arroz y el romero lavado y desmenuzado, y saltéalos junto con las verduritas durante 1 minuto aproximadamente, removiendo para que no se pegue.
  3. Cuece el arroz. Cuando ya tengas el arroz salteado con las verduras, añade 650 ml de agua hirviendo, sazona, remueve y cuece unos 11 minutos. En este momento tendrás que añadir las judías y cocer todo junto unos 7 minutos más, hasta que el arroz esté en su punto y haya absorbido todo el líquido.
  4. Asa el pollo. Limpia la pechuga, lávala y sécala. Después, salpimiéntala y ásala en una plancha engrasada con aceite, durante unos 5 o 6 minutos aproximadamente por cada lado. Y sírvelo en rodajitas junto al arroz.

MENESTRA DE VERDURAS

Las menestras de verduras se pueden hacer guisando diferentes hortalizas y salteándolas posteriormente con un ajo y taquitos de jamón. Las puedes comprar ya preparadas para hervir o hacerlas al microondas. Es un plato muy fácil, sencillo y rápido de preparar.

PECHUGAS DE POLLO CON CHAMPINONES

Esta receta también es muy sencilla de preparar. Solo necesitarás una pechuga de pollo a la plancha, y unos champiñones acompañados de una salsa ligera de mostaza. Para hacer el plato más completo, solo le tienes que añadir un poco de arroz o quinoa cocidos.

Ingredientes:

  • 1 pechuga de pollo
  • 1 bandeja de champiñones laminados
  • Ajo
  • Perejil
  • Aceite
  • Sal y pimienta

Para la salsa ligera de mostaza:

  • 1 diente de ajo
  • Aceite
  • 1 vaso de caldo o agua mineral
  • 1 vasito de vino blanco
  • Mostaza de dijon a la miel
  • Cebollino picado
  • Sal y pimienta

Elaboración:

  1. Asa el pollo. Limpia la pechuga, lávala y sécala. Después, salpimiéntala y ásala en una plancha engrasada con aceite, durante unos 5 o 6 minutos aproximadamente por cada lado.
  2. Haz los champiñones. Lamina 2 dientes de ajo y sofríelos con aceite en una sartén. Una vez estén dorados incorpora los champiñones laminados y lavados, sofríe todo y añade un poco de perejil picado.
  3. Elabora la salsa. En una sartén, sofríe unos ajos picados con un hilo de aceite. A continuación, añade un vaso de caldo o agua mineral, un vasito de vino blanco, dos cucharadas de mostaza de Dijon con miel. Déjala reducir a fuego lento unos cinco minutos. Y añade un poco de pimienta, sal y cebollino picado. Si quieres una textura más fina, puedes pasarla por la batidora antes de servir.
  4. Cuece el arroz o la quinoa.

ENSALADA DE QUINOA, PAVO Y RABANITOS

Ingredientes:

  • 1 vasito de quinoa blanca y roja
  • 100 g de pechuga de pavo braseada (fiambre)
  • Rabanitos
  • Queso fresco
  • 1 manojo de hierbabuena
  • Pipas de girasol
  • Brotes tiernos variados
  • 1 Lima
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Elaboración:

  1. Elabora la vinagreta. Lo primero que tenemos que hacer es mezclar el zumo de una lima con una pizca de sal, azúcar y aceite de oliva virgen extra.
  2. Prepara la quinoa. Puedes utilizar un vasito de quinoa blanca y roja y hacerlo rápidamente en el microondas.
  3. Elabora la ensalada. Mezclamos los brotes tiernos variados, los rabanitos cortados en rodajas, los 100 gramos de pechuga de pavo braseada en tiras finas y las pipas de girasol. Añadimos la quinoa y mezclamos bien. Después incorporamos un manojo de hierbabuena picada.
  4. Incorpora la vinagreta. Regamos con la vinagreta que hemos preparado al principio y ponemos el queso fresco troceado por encima.

PAPILLOTE DE VERDURAS Y HUEVO DURO

Para hacer este plato solo tienes que coger brocóli y unas verduritas a elegir, te sugerimos espárragos silvestres, zanahoria, puerro y calabaza. Una vez lavadas y cortadas y ponlas en un sobre de papillote (o un estuche de silicona) y hornearlas a temperatura máxima unos 20 minutos para que queden al dente. Mientras tanto cuece unos huevos (unos diez minutos) y llévatelo en el tupper aderezado con un poco de aceite de oliva y perejil picado.