España, poco a poco (o muy poco a poco) trata de parecerse cada vez más a otros países en lo que a políticas de trabajo se refiere. Por ello, muchas empresas comienzan a liberar horarios y a ser más flexibles apostando por la productividad del trabajador (sea donde sea) y por facilitar la vida personal y laboral de todas las personas que forman parte de la organización.

Por otro lado, gracias a Internet, son cada vez más los puestos de trabajo que pueden realizarse desde casa o incluso desde cualquier parte del mundo, ya que únicamente se necesita conexión y las aplicaciones o herramientas digitales necesarias. Está claro que siempre habrá oficios que requieran permanecer físicamente en el puesto y gente que prefiera acudir a un punto de trabajo diariamente para desconectar del hogar. ¿De qué grupo eres? ¡Estas son las ventajas y desventajas!

V E N T A J A S 

  • Ahorro económico: en transporte para trasladarte al trabajo, ¡imagina si es desde otra ciudad! ¿Cuánto gastarías en alquiler?  Ahorro en comidas fuera de casa…
  • Ahorro de tiempo que podrás invertir en tiempo libre.
  • Conciliación familiar. Si tienes niños sabrás de lo que hablamos. Se fortalecerán vínculos con la familia.
  • Menos estrés. Se acabaron los retrasos del transporte público, tráfico…
  • Mayor motivación y compromiso con la organización ya que intentarás esforzarte más a modo de agradecimiento.
  • ¿Viajar más? ¡Tú ordenador puede ir contigo!
  • Más tiempo para ti mism@.
  • Obligatorio: fijar un espacio para trabajar que únicamente utilices para ello durante el resto del día. Mejor si es una habitación.

D E S V E N T A J A S

  • Demasiado tiempo en el mismo lugar. Puede que no desconectes.
  • Desorden. ¿Acabarás mezclando vida laboral y personal?
  • Problemas de espacio en casa. 
  • Desvinculación con el resto de compañeros o personas que forman parte de la empresa. Si hay un punto físico, deberías realizar reuniones o visitas a menudo.
  • Sedentarismo.
  • Puedes perder la noción del tiempo trabajando en exceso, ¡mucho ojo! No por estar en casa has de invertir más tiempo sino invertirlo mejor.

Trabajar desde casa supone una razón más para valorar seriamente la contratación de un buen seguro de hogar para disfrutar de la máxima protección 24 horas al día.