Frutas, verduras, embutidos… forman parte del día a día de nuestra alimentación. Sin embargo, cuántas veces hemos tenido que tirar algunos de esos alimentos porque se nos han podrido antes de conservarlos. Con unos sencillos trucos para conservar mejor y más tiempo los alimentos, a la vez que ahorramos dinero y llevamos a cabo un consumo responsable.

  • Queso. Para conservarlo y que no se seque podemos untar un poco de mantequilla en el trozo recién cortado para que la grasa lo mantenga fresco. Envuelve el trozo de queso con papel de cera - nunca con plástico - y mételo en la zona más caliente de la nevera.
  • Patatas. Coloca una manzana dentro de un saco de patatas. Esto evitará que echen raíces.
  • Cebollas. Nunca las pongas junto a las patatas, porque se acelera el proceso de echar raíces.
  • Aguacate. Coloca el aguacate sobrante en un tupper con un trozo de cebolla, cúbrelo con papel film y aguantará un par de días perfectamente.
  • Guacamole. No se oxidará si, cuando lo vayas a guardar en la nevera, lo rocías con unas gotas de limón y con un poco de aceite de oliva.
  • Plátanos. Envuelve el punto en común del racimo de plátanos con papel film.
  • Espárragos. Coloca los espárragos sin tallo en un frasco de cristal con un poco de agua. Envuélvelos con una bolsa de plástico y mételos en la nevera. Se conservarán crujientes durante una semana. Este truco sirve también para conservar perejil, cilantro y otras plantas culinarias.
  • Azúcar moreno. Consigue que no se apelmace colocando un par de nubes de azúcar de chuchería.
  • Limones. Conserva por más tiempo los limones dentro de bolsas de plástico selladas. Nunca a temperatura ambiente y tampoco sueltos en la nevera.
  • Lechuga. Sácala o despieza la lechuga entera, introdúcela en un bol de cristal, coloca una servilleta de papel absorbente encima y cúbrela con papel film.
  • Tomates. Deben conservarse a temperatura ambiente, dentro de una caja de madera o de una bolsa de papel - nunca de plástico - con el tallo hacia abajo. Una vez maduros, hay que darles la vuelta, evitar que mantengan contacto unos con otros y conservar fuera de la caja o bolsa. Si están muy maduros, hay que meterlos en el frigorífico.
  • Champiñones y setas. Se conservan mejor dentro de una bolsa de papel cartón en la nevera.

Ten en cuenta todos estos trucos para conservar mejor y más tiempo los alimentos y no dejes que se echen a perder en tu cocina.