El olor a basura es una de las cosas más desagradables que puede haber en un hogar y si además se impregna en nuestras casas, el trastorno es mayor. El problema es que el olor, muchas veces, no se genera por los propios desperdicios, sino que, por uso y acumulación, son los propios cubos de basura los que terminan oliendo mal. Si queremos evitar el hedor que desprenden y que propician la aparición de insectos, hay unos simples trucos para evitar el mal olor del cubo de la basura que podemos poner en práctica.

5 trucos para evitar el mal olor del cubo de basura

  • Bicarbonato. Espolvorea una cucharada sopera de bicarbonato en el fondo del cubo de basura y, si quieres, añade ralladura de limón o cualquier fruta cítrica para que sirva también de ambientador. Coloca encima de esto la bolsa de basura y recuerda renovarlo cada semana.
  • Zumo de cítricos. Exprime zumo de cítricos (media naranja, limón, pomelo…) y viértelo en el fondo del cubo. Deja que se seque. Asegúrate de que no tenga ningún agujero por el que escaparse y manche el suelo. Coloca encima la bolsa y cada semana pasa una bayeta húmeda además de renovar el zumo.
  • Árbol del té. Rocía cada día todo el cubo de basura con una mezcla de una taza de agua y 20 gotas de esencia de árbol de té antes de colocar la bolsa. Con este truco para evitar el olor del cubo de la basura, además de eliminar los olores, evitarás la aparición de esos insectos tan molestos para tu bienestar en el hogar.
  • Toallita con canela. Reciclando una de esas toallitas que se utilizan para que no se mezclen los colores en la lavadora obtendrás un buen ambientador para el cubo de la basura. Lo primero que tienes que hacer es cortarla por la mitad, después la impregnas en canela (humedece la toallita antes si se ha secado) y colócala en el fondo del cubo. Puedes probar con otras especias o incluso con zumos de cítricos.
  • Arena de gatos. Si tienes gatos en casa puedes cubrir el fondo del cubo con una capa de 5 centímetros de arena de gatos. Algunas son perfumadas así que, además de absorber los malos olores, ya tienes ambientador para el cubo. Cambia la arena cada dos semanas.

  Con estos sencillos trucos lograrás mantener tu comodidad en el hogar a salvo de los malos olores de la basura.  Cómo has visto son súper sencillos y están al alcance de cualquiera.