Existen varios trucos para limpiar la cocina, que lograrán que esta tarea resulte efectiva de una forma rápida.

Para realizar la limpieza de la cocina de forma que no te produzca más pereza de la necesaria, lo mejor que puedes hacer es organizarte bien y distribuir de forma clara cada zona a limpiar de la estancia.

Cada parte de la cocina requiere una técnica de limpieza y productos distintos. Aquello que funciona de maravilla para limpiar una vitrocerámica, no resultará tan efectivo para limpiar una encimera o el horno, por poner un ejemplo.

Antes de limpiar la cocina, prepara los productos y materiales necesarios y ponte manos a la obra.

Sigue estos trucos para limpiar la cocina dividiéndola por zonas y formas de limpiar cada una. Comprobarás que es un trabajo menos engorroso de lo que puede parecer en un principio:

  • Fregadero: si tienes lavavajillas, aclara con agua los cacharros sucios y mételos al lavavajillas. Si no tienes, friégalos con agua, jabón y estropajo.
  • Vitrocerámica: deja que se enfríe antes de limpiarla. Usa un producto específico para la limpieza de placas vitrocerámicas. No frotes la placa con estropajos rugosos o de metal. Aclara el producto con una bayeta humedecida y seca la placa con un paño. Si hay suciedad acumulada difícil de eliminar, raspa las manchas con una rasqueta especial para vitrocerámicas antes de limpiar.
  • Fogones de gas: desmonta las piezas y friégalas en el fregadero. Para la base de la cocina de gas utiliza un producto desengrasante y aclara con una bayeta humedecida. Por último, seca todo con un paño.
  • Extractor de humos: para evitar que se acumule grasa y suciedad y que resulte muy engorroso de limpiar, es recomendable repasar el extractor con una bayeta húmeda y producto desengrasante inmediatamente después de haber cocinado.
  • Los armarios: en su interior suelen acumular grasa y migas. Repásalos al menos una vez al mes con una bayeta húmeda y producto desengrasante. Así evitarás la aparición de cualquier tipo de insecto en busca de comida.
  • Suelo: es lo último que debes limpiar, porque en el proceso de limpieza de las otras zonas caerán migas y restos de suciedad en él. Bárrelo y friégalo cada día para mantenerlo en perfecto estado.

Con estos trucos para limpiar la cocina, lograrás mantenerla como nueva durante mucho tiempo.