El buen mantenimiento de los electrodomésticos requiere una buena limpieza de los mismos. Si quieres prolongar su vida, ahorrando dinero y respetando el medio ambiente, basta emplear unos simples trucos para limpiar los electrodomésticos según el tipo de aparato.

Y es que, mantener los electrodomésticos en buen estado no sólo alargará su vida, sino que además es fundamental a la hora de evitar accidentes en el hogar producidos por posibles cortocircuitos o malos funcionamientos.

Cómo limpiar la lavadora

Pasa regularmente un trapo limpio y humedecido por la junta de la goma. Es allí donde se acumula la espuma sucia que, pasado el tiempo, provoca un olor desagradable. Esto se produce sobre todo si lavas con un detergente líquido.

Además, saca cada pocos meses el cajetín del detergente y lávalo con agua tibia. Cuando hagas este proceso, no te olvides de quitar cualquier acumulación que se haya adherido a la parte inferior del cajetín.

Cómo limpiar el lavavajillas

Para limpiar el lavavajillas, extrae el filtro y lávalo bajo el agua corriente con ayuda de un cepillo o un cepillo de dientes viejo. Limpia las paredes internas de lavavajillas con vinagre blanco.

El método para eliminar los malos olores del lavavajillas, que provienen de los restos acumulados de comida, es limpiarlo todo por dentro bien y colocar medio limón en las cestas superiores (sustitúyelo cada dos o tres lavados).

Cómo limpiar el frigorífico

El frigorífico es uno de los electrodomésticos que más olores acumulan cuando no están del todo limpio. Si quieres dejar el tuyo como nuevo, limpia las paredes, los cajones y la cara interior de la puerta con una mezcla de agua y vinagre blanco. Para los malos olores en el frigorífico, repasa todas las superficies internas con un paño humedecido en pasta de bicarbonato.

Limpieza del horno

A la hora de llevar a cabo la limpieza del horno, tienes que tener en cuenta que los productos específicos para este electrodoméstico suelen estar elaborados con sosa cáustica, resultando irritantes para las personas y perjudiciales para el medio ambiente. Aunque son eficaces, si quieres prevenir accidentes en casa producidos por los productos corrosivos es mejor hacer una limpieza ligera después de cada uso. Si es un horno de los antiguos (de chapa esmaltada), prueba a recubrir las paredes internas con una pasta hecha con agua y bicarbonato (durante la cocción se seca y absorbe la grasa). De esta forma, el horno tardará más en ensuciarse

Cómo limpiar el microondas

El método más sencillo para limpiar el microondas es pasarle un paño de microfibra mojado en una mezcla de agua y vinagre. Mete en el microondas un tupper lleno de agua con vinagre, enciende a la máxima temperatura durante dos minutos y después seca el interior con un trapo. Si está muy sucio, usa el detergente del lavaplatos.

Limpieza de pequeños electrodomésticos

Los pequeños electrodomésticos suelen acumular cal con su uso. Cafeteras, planchas y jarras hervidoras son los aparatos más vulnerables a la acumulación de cal. Para limpiar la cal de los pequeños electrodomésticos y prevenir su formación, lo mejor es vaciar los recipientes cuando has terminado de usarlos. No dejes agua estancada en ellos durante horas e incluso días. Aunque los productos antical funcionan, el vinagre es una alternativa válida y natural si haces limpieza periódicamente. El agua con limón también es una opción.

Mantener los electrodomésticos en buen estado te permitirá alargar su vida y mantener su buen funcionamiento. Consigue un hogar seguro en el que todos los aparatos que hacen tu vida más fácil se mantengan como nuevos por mucho más tiempo.