Aunque cocinar arroz puede parecer un proceso sencillo, lo cierto es que a muchas personas les cuesta encontrar el punto idóneo acorde a su gusto personal. Te damos una serie de trucos para que los pongas en marcha en tu cocina. ¡Uno de los platos más sencillos del mundo convertido en un gran manjar! 

Aunque, efectivamente, cocinar arroz no resulta un proceso complicado, es verdad que para que quede sabroso hay que seguir una serie de pasos y saber cuánto tiempo cocerlo y de qué manera. ¡Es un horror cuando se pega o queda demasiado blando! Por no hablar de nuestros inoportunos olvidos que podrían provocar un incendio no deseado... 

Uno de los resultados que más cuesta conseguir en la cocina, es que el arroz quede suelto y no demasiado blando. ¿Cuántas veces has creído seguir los pasos correctos y, aun así, no has podido conseguir que el arroz blanco no quede apelmazado?

A continuación, vamos a enumerar una serie de trucos para lograr que el arroz quede suelto y evitar que, una vez terminada la cocción, no muestre un aspecto pastoso o apelmazado.  ¡MANO DE SANTO! 

  • Cuanto más almidón elimines del arroz, menos apelmazado quedará una vez cocido. Para eliminar el almidón puedes lavar el arroz antes de cocerlo. Lávalo tres o cuatro veces, hasta que comience a verse el grano. Ese almidón que logres eliminar, es el que hubiese espesado durante la cocción.
  • Otro truco para que el arroz quede suelto, es lavarlo una vez cocido. Pon el arroz en un colador y lávalo con agua fría. Remuévelo para que se separe bien. De esta forma quedará suelto e incluso lo podrás mantener dos o tres días así en la nevera.
  • Muchas personas recurren al limón para soltar el arroz. Añaden un chorro de limón al agua durante la cocción. Aseguran que no le cambia el sabor al guiso y que logra que el arroz quede más suelto, además de más blanco.
  • Junto al chorrito de limón, puedes añadir un chorrito de vinagre. ¡Infalible! 
  • Un último truco para que el arroz blanco quede suelto, es sofreírlo antes de cocerlo. Una vez que lo pongas a cocer, también puedes añadir unas hojitas de laurel en el agua. Además de darle un sabor más intenso al guiso, logrará que los granos se separen con más facilidad.

De esta forma, lograrás, por fin, que el arroz quede tal y como te gusta y evitarás ese aspecto pastoso o que los granos queden pegados unos con otros. ¡Creerás estar en una arrocería valenciana! Aunque, la verdad, como en casa en ningún sitio y mucho mejor SI TIENES UN BUEN SEGURO DE HOGAR que te proteja para cocinar, dormir o bailar tranquilamente. Si todavía no tienes uno o estás pensando cambiar de compañia TE INVITAMOS A CALCULAR AQUÍ LA CUOTA QUE PAGARÍAS, ¡sin compromiso! Son dos minutos.

¿Ya sabes con cuál de estas técnicas para soltar el arroz vas a comenzar a probar?

¡No dudes en comentarnos la que más útil te ha resultado! Y, ya sabes, si tienes algún truco que no conocemos... ¡compartir es vivir! Queremos saberlo ;)