En el mercado existen infinidad de productos específicos para limpiarlo prácticamente todo: maderas, suelos, cristales, mármoles, cerámica… Aun así, en la gran mayoría de hogares españoles no pueden faltar los productos de toda la vida, aquellos que son casi milagrosos y sirven para todo como el vinagre blanco.

Se trata de una composición química elaborada a base de alcohol puro, caña de azúcar, malta o maíz. Su uso es principalmente el de aliño en algunas recetas, acompañado o no de otros vinagres, o para conservas. Aun así, la sabiduría popular ha demostrado que también podemos usarlo para limpiar y desinfectar nuestro hogar. Algunos de sus usos más comunes son:

  • Elimina las malas hiervas que aparecen en pavimentos y suelos de terraza.
  • Hace desaparecer a las tan odiadas manchas de sudor en la ropa.
  • Neutraliza olores, sobre todo el de los cigarrillos otorgando un ambiente más fresco. Es útil en estancias que no se ventilan a menudo.
  • Los y las que ya tenemos cierta edad, seguro que nos resulta un tanto familiar. ¿Verdad que nuestras madres nos han rociado el cabello de vinagre alguna vez? ¡Mítico! Además, es verdaderamente útil para proteger, desinfectar y dar brillo al cabello. (Nunca se equivocan, ya sabéis, viene en el carnet de madre.
  • ¿Sabías que ayuda a que el esmalte de uñas dure más? Rocía las uñas con él un rato antes de pintarlas. ¿Funcionará? ¡Queremos conocer vuestra experiencia!
  • Muy útil para la desinfección y limpieza de los sanitaros: bañera, lavabos…
  • Otorga un brillo único a los suelos. Recomendamos disolverlo en agua tibia para que actúe mejor. Como curiosidad, deberías saber que una vez se haya secado tras su uso no olerá por lo que puede limpiar cualquier superficie sin miedo.
  • Elimina las manchas y desinfecta las alfombras.
  • ¿Sabías que ayuda a tratar las quemaduras solares en la piel? Elimina la irritación y regula el PH, ¡alucinante!

¡Qué milagro! Con vinagre blanco y un seguro de hogar que os proteja, ¡tu casa será la bomba!