Hero banner

Ayuda

¿Debo declarar los accesorios de mi coche para poder calcular el seguro?

La tecnología avanza a pasos agigantados y el sector de la automoción no es ajeno a esa evolución; más bien, es uno de los más implicados en ese terreno, de cara a intentar mejorar la seguridad en la conducción, pero, también,  otros aspectos como los relacionados con el confort o la conectividad. El trabajo, este sentido, de las empresas automovilísticas se ve reflejado en el lanzamiento de nuevos accesorios para equipar los vehículos que comercializan, como pueden ser el sistema de navegación o el cambio automático de luces, entre otros. Así, según el modelo y marca del automóvil, hay que distinguir entre accesorios de serie y opcionales, también conocidos como ‘extras’. Los primeros son los que ya se encuentran incluidos en el precio de mercado de cada modelo concreto, mientras que los opcionales son por los que el propietario debe abonar una suma adicional si los quiere instalar en su vehículo.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, una vez que se ha adquirido un automóvil, el siguiente paso que hay que dar, para poder circular con el coche, es suscribir un seguro para el vehículo. Es en este momento cuando al propietario del coche se le plantea la duda acerca de si debe o no declarar los accesorios con los que se encuentra equipado su vehículo, con objeto de calcular el precio final de su póliza de seguro. Cada entidad aseguradora, de manera individual e independiente, cuenta con una determinada política con respecto al aseguramiento de los accesorios de los vehículos, aunque, por lo general, suelen coincidir en la manera de abordar este aspecto.

Accesorios de serie

Los accesorios de serie son los que ya se encuentran incluidos en el precio de mercado de cada modelo de vehículo. Así, desde el punto de vista asegurador, por regla general, este tipo de accesorios están cubiertos por el seguro, siempre que en la póliza contratada estén incluidos los daños y/o la sustracción de estos elementos, por lo que no sería necesario que estuviesen expresamente incluidos en la póliza. De manera excepcional, las compañías de seguros suelen excluir o reducir la indemnización de algunos elementos sujetos a desgaste por uso, como el catalizador o los neumáticos. También pueden darse casos en los que las empresas automovilísticas efectúen ofertas de lanzamiento en las que incluyen determinados accesorios que, en otro momento, serían opcionales, por lo que conviene dejar claro que el elemento en cuestión está incluido en el equipamiento de esa versión y modelo de coche.

Accesorios opcionales

Por otra parte, los accesorios opcionales en el equipamiento de un coche son los que no están incluidos de serie en el modelo en cuestión; es decir, aquellos por los que el propietario debe abonar una suma adicional si los quiere instalar en su vehículo. En este sentido, salvo algunas entidades aseguradoras que los incluyen en determinadas modalidades de seguro de coche, si se desea asegurar de forma correcta los accesorios opcionales (‘extras’) instalados, ya sea antes o después de su salida de fábrica, estos elementos deben ser declarados a la hora de formalizar el contrato de seguro y, además, figurar de manera expresa en las condiciones particulares de la póliza, para que, en caso de siniestro, estén cubiertos y no pueda surgir ninguna duda al respecto. Evidentemente, la inclusión de este tipo de mejoras opcionales para el vehículo en el contrato hace que el riesgo aumente para la compañía y que, por lo tanto, el precio del seguro suba. De este modo, es fundamental declarar los accesorios opcionales del vehículo para calcular el precio final de la póliza.

‘Extras’ preferidos por los españoles

No son pocos los elementos opcionales que pueden incorporarse hoy en día en la mayoría de los vehículos que circulan por España. Pero, de entre todos los ‘extras’ a disposición de los propietarios de un coche, ¿cuáles son los preferidos por los conductores? Según un estudio reciente, por este orden, los accesorios opcionales preferidos son el sistema de navegación, los mandos al volante, la cámara de aparcamiento, la toma de USB, el cambio automático de luces y los faros de xenón. También cabe destacar que el 57% de los españoles gasta menos de 1.000 euros en accesorios opcionales; el 17%, entre 1.000 y 2.500 euros; el 15%, entre 2.500 y 3.500 euros; y el 15% restante afirma que gasta más de 3.500 euros en extras para personalizar el coche.

 

HABLA CON UN ASESOR

Deja tus datos y te llamaremos para resolver tus dudas y recibir asesoramiento