Hero banner

Ayuda

¿Qué documentación estoy obligado a llevar en mi coche?

No solo basta con el carnet de conducir

Conoce todos los documentos que necesitas para cumplir con la normativa

La normativa de la DGT impone varios tipos de documentación que debe llevarse en el automóvil cuando se está usando en ciudad o carretera.

El primero es el permiso de circulación, que es el documento que identifica la titularidad del vehículo, incluyendo datos como el número de matrícula, la fecha de matriculación del coche o el número de bastidor.

El segundo documento que se nos pide llevar cuando conducimos es el carnet de conducir de la persona al volante, expedido por la DGT u organismo similar extranjero acreditado, y que no debe estar caducado.

En tercer lugar, tenemos que incluir en nuestra documentación del coche el recibo que constata que se ha pasado la ITV, que homologa al vehículo para conducir con seguridad. Además de este documento, tenemos que llevar en la luna delantera la pegatina que nos facilitan en la ITV cuando la pasamos y donde se indica la fecha hasta que es vigente.

 

DOCUMENTOS QUE YA NO SON OBLIGATORIOS

Hasta hace unos años también era obligatorio llevar en el coche el recibo de haber pagado la póliza del seguro obligatorio y el recibo de estar al día con el impuesto de circulación.

En el caso del vehículo, las aseguradoras han informatizado desde 2008 en un fichero todos los seguros de coche. Policía y Guardia Civil tienen acceso automatizado a este fichero, por lo que si nos paran, ellos pueden comprobar si el coche está o no asegurado, sin necesidad de aportarles ningún documento.

Algo similar ocurre con el impuesto de circulación, que también pueden comprobar digitalmente las fuerzas del orden para saber si un automóvil está al tanto de su pago o no. En cualquier caso, no está de más llevar estos dos recibos en la guantera de nuestro coche.

APLICACIÓN DE LA DGT

Avances tecnológicos como los anteriores, están facilitando mucho la comprobación de la documentación y reduciendo la burocracia. En este sentido, la Dirección General de Tráfico ha creado la aplicación miDGT, que permite llevar en formato digital el carnet de conducir y la documentación del vehículo.

Si seguimos optando por llevar la documentación física, es importante recordar que los documentos que debemos llevar (permiso de circulación, carné de conducir, informe de la ITV y pegatina de la ITV) deben ser siempre originales y que las fotocopias de estos documentos no son válidas cuando nos las solicita la policía. En todo caso, estas fotocopias deberían estar compulsadas, lo cual es un trámite largo y engorroso. Mejor llevar siempre los originales.

 

SANCIONES POR NO LLEVAR LA DOCUMENTACIÓN OBLIGATORIA 

No llevar algunos de estos documentos obligatorios implica una sanción administrativa de 10 euros por cada uno de los documentos del coche o del conductor que no se puedan presentarse ante la Policía o la Guardia Civil, si nos la solicitan, tanto en un control de carretera o ciudad, como en caso de accidente.

Más grave es llevar el carné de conducir o el permiso de circulación del coche con una dirección diferente de la que aparece en el DNI, ya que podemos ser sancionados con 80 euros.

Y todavía más graves son las sanciones por conducir un vehículo que no tiene las autorizaciones administrativas pertinentes o presentar a los agentes del orden un carné de conducir que no sea válido. En estos casos, la multa puede llegar a los 500 euros y a la pérdida de cuatro puntos en el carné de conducir.

Hay que recordar que los carnets de conducir de otros países deben contar con las preceptivas autorizaciones para circular en España, reguladas por los convenios internacionales llamados Carta Verde. Infracciones en este terreno pueden llevar implicadas sanciones desde los 200 hasta los 500 euros.

 

DENUNCIAR LA SUSTRACCIÓN

Un aspecto importante es si hemos perdido la documentación del coche o nos la han sustraído, el asegurado debe denunciarlo cuanto antes en la policía, para evitar su uso fraudulento.

También hay que solicitar duplicados de los documentos perdidos o sustraídos en la DGT y en la ITV.