Ayuda

¿Quién es el asegurado en un seguro de coche?

Es importante tener claro el concepto antes de contratar un seguro de coche

Tomador y asegurado pueden no ser la misma persona

El asegurado es la persona a quien protege el seguro que se contrata, pero no debe confundirse con la figura del tomador, que es quien firma la póliza. Por ejemplo, en un coche de empresa, la sociedad contrata la póliza y la paga, por tanto es el tomador, y el conductor, es el asegurado a quien cubre la póliza.

Hay que tener muy claros los conceptos de tomador del seguro y de asegurado, porque ambos no tienen que responder de la misma manera. Así, en un contrato de seguros, como es una póliza de cualquier modalidad y ramo, son figuras que no son iguales, aunque si complementarias, y que pueden coincidir en una única persona.

La póliza de seguros se suscribe con un entidad aseguradora que se compromete a indemnizar por los daños materiales o personales que pueda sufrir el asegurado, con el consiguiente abono de una indemnización en el caso de ocurrencia de un siniestro.

Todo lo que nos cubre una compañía aseguradora queda descrito detalladamente en la póliza que firmamos con ella, donde se especifican las coberturas y garantías, y las condiciones en las que de indemnizaría cada caso, si ocurriera un siniestro.

Como contrapartida, el tomador de la póliza del automóvil tiene que pagar a la aseguradora una prima, generalmente de carácter anual, aunque cada vez se están generalizando más el fraccionamiento del abono de la prima en cuotas semestrales, trimestrales o incluso mensuales.

 

OBLIGACIONES DEL TOMADOR

El tomador es la persona o empresa que firma el contrato y que, por lo tanto, está en la obligación de abonar la prima del seguro, cosa que no implica al asegurado. Además, es el tomador el que debe informar a la aseguradora si hay un siniestro.

Asimismo, el tomador, como suscriptor del contrato, puede asesorarse sobre todas las partes que le implican, especialmente en lo que concierne a las garantías que incluye la póliza y a la manera en que la aseguradora atenderá los siniestros (en el caso de la asistencia en carretera) o pagará las indemnizaciones (en casos de siniestros)

Además, el tomador también puede indicar a la entidad que quiere hacer algún tipo de cambio en el contrato. Por ejemplo, ampliar los límites dinerarios de algunas cláusulas, como los de la responsabilidad civil, asumiendo que tendrá que pagar una prima mayor para estar mejor protegido.

Y el tomador puede también rescindir el contrato con la aseguradora, así como informar a la aseguradora de los cambios en la valoración del riesgo en las pólizas. Por ejemplo, el que a partir de ahora el coche esté dentro de un garaje y no en la vía pública reduce el riesgo de robo y de otros siniestros, por lo que la póliza puede ser más barata.

 

TOMADOR Y ASEGURADO SUELEN COINCIDIR

Por lo tanto, el asegurado es la persona a la que protegen las coberturas que están fijadas en la póliza.

No obstante, lo más normal en los seguros de coche es que coincidan las figuras del tomador y del asegurado, por lo que la misma persona asume los derechos y obligaciones.

 

SEGUROS DE EMPRESAS

En los casos de los seguros de empresas, por ejemplo, en las empresas de alquiler de coches, la empresa contrata un seguro colectivo para todos sus conductores, ya sean habituales o temporales. Este es un caso muy ilustrativo de la diferencia entre tomador (la empresa de alquilar de vehículos) y asegurados (los que alquilan los automóviles).

Algo parecido ocurre con las empresas de logística que tienen flotas de camiones o con las empresas de ambulancias que poseen varios vehículos.

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.