Hero banner

Ayuda

¿Se puede asegurar en España un vehículo con matrícula extranjera?

La respuesta es que sí, aunque en España es muy reducido el número de entidades aseguradoras que contemplan el aseguramiento de un vehículo con matrícula extranjera. Por el contrario, la mayoría de compañías que comercializan seguros de coche no están dispuestas a asumir el riesgo de permitir la contratación de una póliza para un vehículo registrado en el extranjero, con independencia del nivel de coberturas requerido por el asegurado para el automóvil.

Normativa europea

Se trata de una cuestión que, en los últimos años, ha cobrado relevancia gracias al aumento en el número de personas que pasan parte de su tiempo en diferentes países, como consecuencia del desarrollo de sus labores profesionales. No en vano, es un asunto que genera problemas si se quiere contratar un seguro para un vehículo en un país distinto al que se encuentra registrado el coche en cuestión. En ese sentido, por ejemplo, la legislación europea establece que cualquier persona que lleve un vehículo a un país distinto al que se encuentra registrado, por un periodo superior a seis meses, tiene que solicitar la baja en el de origen y matricularlo en el de destino. Por lo tanto, este es el principal motivo que, en España, las entidades aseguradoras aducen para no asegurar vehículos con matrícula extranjera.

Casos excepcionales

Existen excepciones a la regla general anteriormente expuesta. En la Unión Europea, si el conductor de un vehículo con matrícula extranjera consigue demostrar que su estancia en el país, aunque sea superior a seis meses, solo es de carácter temporal, por ejemplo, como estudiante, no tendrá la obligación de matricularlo en ese lugar y podrá seguir estando cubierto por su seguro de responsabilidad civil contratado en origen. De todas formas, ante este caso concreto, conviene verificar las condiciones particulares de cada póliza antes de viajar al extranjero, ya que las entidades aseguradoras pueden aplicar normas diferentes en cada país. Por ello, el seguro podría estar limitado en función del tiempo (por ejemplo, hasta un mes en el extranjero) o de la distancia (por ejemplo, hasta 150 km más allá de la frontera del país de origen), entre otras cuestiones.

En la actualidad, ya existe en España la posibilidad de suscribir un seguro por días para un vehículo con matrícula extranjera, como puede darse para todo lo relacionado con los desplazamientos de carácter turístico o también, como sucede habitualmente, cuando una persona adquiere un vehículo en un país distinto a España y todavía no cuenta con la matrícula definitiva. En este sentido, se puede contratar este tipo de seguros y, de esta manera, traer y circular con total garantía hasta obtener la nueva matrícula, ya que, normalmente, la tramitación no suele tardar demasiado, por lo que no tiene sentido contratar un seguro anual para estar cubierto durante ese periodo de tiempo. Estos seguros, que ofrecen las mismas coberturas obligatorias que los de carácter anual, suelen tener una vigencia de entre 1 a 28 días y, para poder contratarlos, el conductor tiene que ser mayor de 21 años y estar en posesión del permiso de conducir desde hace más de un año.

Pasos para matricular un vehículo extranjero en España

Por otra parte, si, con el objetivo de poder asegurar un coche con matrícula extranjera en España, se opta por matricularlo en el país de residencia habitual, conviene tener en cuenta que hay que seguir una serie de pasos:

  • Contar con el Certificado de Conformidad Europeo.
  • Acudir a un centro de Inspección Técnica de Vehículos (ITV) para que revisen el automóvil y, así, obtener su correspondiente ficha técnica.
  • Pagar el impuesto de circulación en la Dirección General de Tráfico (DGT) y, también, el de matriculación.
  • Presentar los documentos anteriormente citados en la Jefatura Provincial de Tráfico, así como los justificantes de pago de los impuestos.
  • Por último, acudir a un taller oficial y presentar el Permiso de Circulación para que cambien las placas.

Resulta conveniente recordar que, cuando se matricula un vehículo en cualquier país de la UE, hay que asegurarlo para cubrir la responsabilidad civil del propietario o conductor (‘seguro a terceros’). Este seguro obligatorio es válido en todos los demás países de la UE y cubre los daños personales o materiales causados a personas distintas del conductor en caso de accidente.