Hero banner

Ayuda

¿Un seguro de coche a todo riesgo lo cubre todo?

Todo Riesgo no significa que la compañía de seguros ofrece protección ilimitada para el vehículo y/o para el conductor, ya que hay excepciones y exclusiones que son convenientes conocer.

El seguro a Todo Riesgo es la póliza que, además de dar cobertura a los daños a terceros como es obligatorio por Ley, cubre los daños propios, es decir, los que sufra el propio coche en un siniestro, a los que suma, además, otras coberturas.

Es el seguro de coche más completo y, por tanto, el que tiene la prima más elevada. Pero debe quedar claro que los Todo Riesgo cubren exclusivamente los riesgos que aparecen en las coberturas de la póliza. Por ello, es conveniente informarse bien para saber exactamente a qué se está expuesto en el caso de tener un accidente con el coche o de sufrir una avería en carretera. Toda la información está en el condicionado de la póliza.

Principales coberturas de un seguro a Todo Riesgo

Las coberturas de un seguro a Todo Riesgo son más completas que en los seguros a Terceros o a Terceros Ampliado. La garantía de Daños Propios es la que marca la diferencia, pero puede haber más servicios y coberturas reservados para los clientes de este tipo de pólizas.

En este sentido, cada compañía aseguradora establece determinadas coberturas obligatorias y otras opcionales en sus seguros a Todo Riesgo. Por eso, no sólo hay que mirar el precio, también es importante fijarse en los límites y coberturas.

Entre las principales garantías se pueden encontrar en un Todo Riesgo, cabe citar:

  • La cobertura de Daños Propios del vehículo: Es la garantía que, habitualmente, hace más atractivo contratar un Todo Riesgo para el coche. El seguro de Daños Propios cubre los desperfectos que haya sufrido el propio vehículo como consecuencia de un accidente, incluso cuando el asegurado haya sido el culpable del siniestro.
    Si la reparación de los daños cuesta más que el valor de mercado del automóvil, la aseguradora puede declarar siniestro total y determinar la pérdida total del vehículo.
    En estos casos, la indemnización se determinará por la antigüedad del coche siniestrado a partir de la fecha de primera matriculación, y este cálculo no es igual en todas las aseguradoras.
    En general, si la pérdida del coche en un siniestro cubierto por el seguro se produce durante los dos primeros años, se compensa al asegurado con una indemnización del 100% del valor a nuevo del automóvil.
    En coches con mayor antigüedad, se suele tomar como referencia el valor de mercado del coche, aplicando porcentajes en el cálculo de la indemnización, según los años que tenga el vehículo.
  • Seguro del conductor. Las pólizas a Todo Riesgo también suelen incluir un seguro del Conductor, en el que se establece un capital asegurado para casos de fallecimiento, invalidez o para la cobertura de asistencia sanitaria a éste como consecuencia del accidente.
    Es importante analizar los límites y servicios asociados a esta cobertura y las situaciones en las que se aplican estas indemnizaciones, ya que hay diferencias entre aseguradoras. Por ejemplo, en los seguros del conductor es posible encontrar un límite de gastos médicos cubiertos cuya cifra es diferente de unas ofertas y otras. También hay aseguradoras que ofrecen la cobertura de prótesis y otros gastos de hospitalización del asegurado, entre otras diferencias.
  • Responsabilidad Civil ampliada. Con esta garantía, la cuantía de la Responsabilidad Civil del asegurado puede extenderse hasta un límite económico mayor que la que establece la norma en la modalidad obligatoria.
    Además, los Seguros a Todo Riesgo que incluyen la RC Ampliada también pueden cubrir la responsabilidad civil de los daños ocasionados a terceros por remolques o caravanas, así como por los objetos transportados.
  • Rotura de lunas: Cubre el pago de la reposición y colocación de las lunas del coche. La garantía cubre los daños en:
    • Parabrisas delantero.
    • Ventanillas laterales.
    • Luneta trasera.
    • Techo solar, si el vehículo asegurado lo lleva de serie.
  • Robo e incendio del coche: Con esta garantía, la aseguradora cubre la sustracción de algunas piezas del vehículo como el robo del coche, y se hace cargo de los daños originados por un incendio en el automóvil. En este tipo de siniestros, se puede producir la pérdida total del vehículo, como en la cobertura de Daños Propios. El cálculo de la indemnización por siniestro total como consecuencia de un robo o de un incendio se realiza de forma similar, teniendo como referencia la antigüedad del vehículo, desde el momento de su primera matriculación.
  • Defensa jurídica y reclamación de daños: Consiste en una indemnización por los gastos ocasionados en la defensa jurídica y en la reclamación de daños que hayan sido originados por el conductor o sus ocupantes.
  • Otras garantías: Suelen ser opcionales, aunque muchas compañías las ofrecen de forma voluntaria para hacer más atractivo el seguro a Todo Riesgo:
    • Asistencia en viaje
    • Asesoramiento jurídico para la reclamación de multas de tráfico.
    • Cobertura por la retirada del carnet, que ofrece protección en caso de que se vea privado de su permiso de conducir, con servicios que, en ocasiones, incluyen la cobertura de los cursos para recuperar los puntos perdidos del carnet.

 

 Lo que no cubre el seguro a Todo Riesgo

Hay situaciones que no cubre un seguro, por muchas coberturas que tenga:

  • El siniestro provocado por el asegurado cuando se demuestra que conducía de forma temeraria o en estado de embriaguez.
  • Conducir bajo los efectos del alcohol y drogas: sólo la garantía de Responsabilidad Civil Obligatoria es aplicada por la aseguradora en estos casos, aunque la compañía puede ejercer su derecho de repetición contra el asegurado.
  • Conducir con el seguro caducado: la cobertura del seguro a Todo Riesgo se activa en el momento en que se completa la contratación o renovación de la póliza, con el pago de la prima.
  • Siniestros en vías no aptas para la circulación (pistas forestales, playas o sendas que atraviesan el campo.
  • Siniestros provocados por un conductor novel no incluido en la póliza: en los seguros a Todo Riesgo se deja fuera de la cobertura los siniestros cuando el conductor no ha cumplido 25 años o tiene menos de dos años de carnet. En algunos casos, se ofrece la posibilidad de incluir al conductor en la póliza para que las coberturas también le incluyan. Pero, si éste no está identificado en el contrato y tiene un siniestro, el seguro no le cubrirá.

HABLA CON UN ASESOR

Deja tus datos y te llamaremos para resolver tus dudas y recibir asesoramiento

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.