Hero banner

Ayuda

¿Puede fraccionarse el pago del seguro de Moto?

Uno de los criterios para la elección del seguro de la moto, junto a las coberturas que incluye o si cuenta con servicios extra como la libre elección de taller, es si permite el fraccionamiento del pago de la póliza, que suele ser anual, como su vigencia. Y si lo hace sin  penalización alguna, sin encarecer el coste del seguro.

Generalmente, la opción más económica para pagar la prima del seguro de la moto es realizar un único pago anual. Sin embargo, puede darse el caso de personas que no pueden afrontar el pago de esta póliza una sola vez, por lo que optan por hacerlo a plazos. El fraccionamiento de la prima del seguro permite no asumir el desembolso de una gran suma de dinero pero a cambio implica, en la mayoría de los casos, un encarecimiento del coste final de la póliza al existir recargos o penalizaciones indirectas.

Por ejemplo, si la prima de la póliza ascendiese a 600 euros y se decidiese hacer tres pagos, con un interés del 10%, cada pago ascendería a 220 euros y el precio final sería de 660 euros. Este sobrecoste dependerá de la aseguradora con la que  se contrate el seguro. Si no hay recargo o penalizaciones indirectas por el pago fraccionado, el seguro seguiría costando 600 euros, y entonces es una opción atractiva.

El fraccionamiento del pago supone que la compañía de seguros permite abonar la prima  anual en dos pagos (al semestre), cuatro (cada trimestre), o en doce (una vez al mes), aunque esta opción es muy poco frecuente.

Lo primero que hay que tener claro es que lo que se fracciona es el pago de la póliza, no el contrato, que sigue siendo anual. Aunque se haya contratado un seguro con pago fraccionado y solo se haya pagado una de las cuotas, en caso de cancelación antes de que finalice el año de vigencia, se deberán abonar todos los recibos pendientes.

Por ejemplo, si el usuario del seguro sufriera un accidente con la moto y ésta quedase irreparable (lo que ser denomina siniestro total), tendría que seguir pagando las cuotas de la póliza que quedasen pendientes. Lo mismo sucede si se vende el vehículo: al haber fraccionado el pago del seguro en cuotas, hay que continuar pagando hasta el vencimiento de la póliza.

Existen aseguradoras que facilitan a sus clientes el pago del seguro de la moto en dos o más cuotas sin que por ello varíe el precio total de la póliza. Sin embargo, otras incluyen un recargo si se elige esta opción de pago. Otras lo que hacen es aplicar una penalización indirecta del fraccionamiento del pago: existe un descuento, que oscila entre el 5% y el 30%, por el abono en una cuota anual de la póliza. En los descuentos más altos, se exige que la contratación del seguro sea online y que se pague con tarjeta de crédito la prima mediante tarjeta de crédito.

No obstante, también hay compañías que ofrecen a todos sus clientes la posibilidad de fraccionar el pago de sus seguros de coche sin incrementar el coste total de la prima. Pero en la mayoría de los casos, el asegurado no puede elegir cuándo pagará las cuotas, sino que es la compañía la que estipula esos momentos de abono.

En definitiva, son muchas las compañías que ofrecen la posibilidad de fraccionar el pago a sus clientes con el objetivo de aminorar el peso de los recibos del seguro en su presupuesto familiar. Sin embargo, no todas lo hacen con las mismas condiciones y sin que esta elección afecte al precio final de la cobertura de la moto.

Por ello, antes de contratar un seguro de de la moto, es conveniente compara entre todas las ofertas del mercado y analizar, además de las coberturas, todos aquellos aspectos que pueden afectar al coste de la prima.

Los seguros se contratan por anualidades, para disponer de sus coberturas durante los doce meses siguientes. El pago, generalmente, también se hace anualmente, pero algunas compañías ofrecen la facilidad de poder hacer este pago de manera fraccionada. Las características de este fraccionamiento dependerán de cada compañía, e incluso del tipo de seguro contratado

  • Lo más normal es que el fraccionamiento sea semestral, cuatrimestral o trimestral, es mucho menos frecuente la opción mensual, y dependa mucho del precio del seguro.
  • Hay un precio mínimo a partir del cual sí se permite el fraccionamiento, y cada compañía de seguros fija ese mínimo. Generalmente, cuando el cliente pide un pago fraccionado del seguro, el coste de éste se incrementa entre un 2% y un 23%.
  • Fraccionar el pago no quiere decir que se haya contratado un seguro por ese período determinado de tiempo. No es un seguro de vigencia semestral, cuatrimestral, trimestral o mensual. Aunque se esté pagando el seguro en cuotas, la vigencia del contrato sigue siendo anual. Y hay que pagar todas las cuotas del año para recibir en plenitud todas las prestaciones del seguro.

Penalizaciones de hasta el 23%

Cada vez es más frecuente recurrir al pago fraccionado del seguro del vehículo para minimizar el impacto de su desembolso. Sin embargo, hay que mirar muy bien si compensa esa ventaja. Porque, en el caso de los seguros a Todo Riesgo, el pago fraccionado de la póliza en recibos mensuales puede suponer un incremento de más del 23% en la prima de algunas compañías, lo cual supone superar los 250 euros de sobrecoste en una póliza media.

El precio del seguro del vehículo puede encarecerse de media un 9,5% en el caso del fraccionamiento trimestral, y el 6,2% para el pago semestral.

Las principales razones que explican que la mayoría de las compañías de seguros no permitan el formato mensual de abono es el riesgo de impago y las complicaciones administrativas. En este sentido, las aseguradoras suelen imponer además una prima y recibo mínimos por debajo de los cuáles no es posible optar al pago fraccionado del seguro del vehículo.

Al mismo tiempo, en función del tipo de póliza y de las características del presupuesto, algunas aseguradoras, que en general sí ofrecen el fraccionamiento de la póliza, restringen sus facilidades de pago, y solo permiten el pago anual aunque se trate de primas elevadas.

HABLA CON UN ASESOR

Deja tus datos y te llamaremos para resolver tus dudas y recibir asesoramiento

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.