Ayuda

¿Qué es la franquicia de un seguro de moto?

Hoy en día, en el mercado español de seguros de moto, cuando se trata de elegir entre una modalidad u otra de seguro, el precio final del mismo es uno de los condicionantes que más peso tiene para el cliente a la hora de tomar esta decisión. Ni que decir tiene que el cliente desea pagar lo mínimo para estar adecuadamente cubierto con relación a sus necesidades aseguradoras en este terreno. En este sentido, por su parte, las entidades aseguradoras siempre buscan la manera de reducir el riesgo al que están expuestas; por ejemplo, para tratar de aminorar la cantidad económica en concepto de indemnización a la que tendrían que hacer frente en caso de siniestro. Así, ante situaciones como la descrita, a las compañías les compensa rebajar de manera notable el importe de la prima del seguro. De este modo, del deseo mutuo de ambas partes (tomador del seguro y entidad aseguradora) surge el concepto de franquicia. De hecho, puede decirse que se trata de la fórmula con la que las compañías han encontrado el equilibrio entre reducir el riesgo de siniestro y el interés del asegurado por pagar lo menos posible por su seguro de moto.

¿Qué es la franquicia?

En concreto, en relación al seguro de moto, la franquicia es una cantidad fija o porcentaje (dependerá de cada compañía en particular) que la entidad aseguradora pacta con el tomador en el contrato de seguro, cuantía que deberá ser asumida por éste en caso de estar involucrado en un accidente en el que ha sido el causante; siempre en referencia a los daños propios ocasionados en la moto, ya que, cabe recordar, que los daños causados a terceros, sean de carácter corporal o material, estarán cubiertos por el Seguro Obligatorio de Responsabilidad Civil, tal y como se establece en la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor.

Al igual, el concepto de franquicia también puede entenderse como la cantidad, fija o porcentual, sobre la que el tomador del seguro es su propio asegurador, debido a que, en caso de sufrir un siniestro, soportará con su propio patrimonio la parte de los daños que le corresponda según lo establecido en el contrato de seguro de moto. En definitiva, es una opción que permite al asegurado ver reducido el coste de su póliza y a la entidad aseguradora no tener que hacer frente a la totalidad del coste de los daños ocasionados en la moto, cuando el conductor de la misma es el responsable de dichos daños.

¿Qué más conviene saber acerca de la franquicia?

Una vez explicado en qué consiste la franquicia en el seguro de moto, también resulta adecuado tener en cuenta otra serie de particularidades al respecto de la cobertura aseguradora en cuestión. Por ejemplo, es importante que el asegurado conozca que cuanto mayor sea la cantidad delimitada como franquicia en el contrato de seguro, menor será el importe final de la prima a pagar. De hecho, para la misma moto, una póliza con una franquicia de 500 euros será más barata que si la misma fuera de 200 euros; por lo que, las compañías suelen ofrecer diferentes opciones (dependerá de cada una en concreto) en función del ahorro que se quiera obtener en la póliza de seguro de moto.

De igual modo, otra circunstancia de peso que el asegurado debe tener presente, a la hora de decantarse por un seguro de moto con franquicia o por otra modalidad, es que contratar una póliza de este tipo no es sinónimo de perder coberturas. Al este respecto, en un primer momento, las entidades aseguradoras solo ofrecían la posibilidad de incluir franquicias en las pólizas “Todo Riesgo” (técnicamente conocidas como “Daños Propios”), quedando excluida esta contingencia para las demás modalidades de seguro de moto. Pero, desde hace unos años, las compañías que comercializan seguros de moto están ampliando el abanico de coberturas que se incluyen en estas pólizas susceptibles de contar con una franquicia, como, por ejemplo, en la garantía de Robo. En ese sentido, contar con una franquicia para la cobertura de Robo, por un lado, reducirá de manera notable el importe de la prima del seguro y, por otro, en caso de que la moto sea robada, supondrá que su propietario solo tendrá que hacer frente a la cantidad delimitada por contrato en la franquicia para poder reponer la moto, suma insignificante si se compara con la que se verá en la obligación de afrontar la entidad aseguradora. Por lo que, si se desea optimizar correctamente la prima del seguro de moto, conviene estudiar los tipos de franquicia, así como en qué coberturas incluirla, para lo que habrá que tener en cuenta el descuento en la prima aplicado y la probabilidad de que se tenga que hacer uso de la misma.

Otra peculiaridad que caracteriza la franquicia, en todo lo relacionado con el seguro de moto, es que únicamente tiene efecto sobre las coberturas que delimita cuando el conductor de la moto en cuestión es el responsable en un accidente. Igualmente, también conviene tener claro que solo se aplica una franquicia por siniestro; es decir, que si en el accidente han resultado dañadas varias partes de la moto, el asegurado sólo pagará una franquicia. Ahora bien, estas situaciones son susceptibles de estar expuestas a intentos de fraude (por ejemplo, tratar de incluir en un mismo siniestro los daños sufridos por el mismo en dos o más percances diferentes), en las que el papel que desempeña el perito de la aseguradora resulta fundamental, ya que será el encargado de esclarecer los pormenores de la reclamación.

Finalmente, los seguros de moto con franquicia son, sin duda, una opción muy interesante para aquellos conductores o asegurados que cuenten con un historial de siniestralidad muy bajo o nulo, así como para aquellos conductores que utilicen la misma de manera esporádica. Por el contrario, es una modalidad de seguro de moto poco aconsejable si habitualmente se dan partes de accidente.

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.