Hero banner

Ayuda

¿Qué modalidades de seguros de motos existen?

Contratar un buen seguro para tu moto

Distintos tipos de seguro para tu moto

Es lo primero en lo que pensamos al adquirir una moto, contratar un seguro para poder circular con ella. Pero no debemos dejarnos llevar por las ganas y contratar el primer seguro barato que veamos, ya que si nos informamos un poco más al respecto podremos encontrar un seguro para la moto que se adapte a nuestras necesidades con relativa facilidad.

Para saber qué seguro de moto será el más acertado para nosotros, primero debemos conocer los tipos de seguros de moto que existen, qué daños cubren y cuáles no, y tras esto, realizar una comparativa entre ellos para escoger el adecuado (una muy buena opción es realizar una consulta a un asesor especializado que nos explique detalladamente las cláusulas de la póliza y nos ayude a elegir).

Los estándares mínimos que debemos considerar para contratar un seguro de moto serían la protección personal, la protección para nuestra propia moto, la protección contra daños a terceros, la asistencia en viaje y la protección contra robo.

Seguro para moto a terceros: se puede contratar un seguro con la cobertura básica, que implica la protección a terceros a través del seguro de Responsabilidad Civil Obligatorio. Este seguro es la opción más barata pero quizás la menos recomendable, ya que quedaríamos desprotegidos tanto nosotros como nuestra moto en caso de accidente. Hay que tener muy claro antes de contratar un seguro de este tipo que la Seguridad Social no cubre los gastos médicos ni las indemnizaciones en los accidentes de tráfico, por lo que los daños personales que suframos tendremos que costearlos de nuestro propio bolsillo, y los daños que haya sufrido nuestra moto en el accidente también.

En muchas compañías de seguros, el acompañante del conductor de la moto también está cubierto, aunque algunas otras dejan esta cobertura para pólizas ampliadas. Este seguro a terceros también suele incluir defensa jurídica y en algunos casos la asistencia en viaje.

Seguro para moto a terceros ampliado: en este caso se trataría de un seguro a terceros, pero añadiendo algunas coberturas muy interesantes, como por ejemplo la asistencia en viaje, la gestión de multas, el robo o el incendio. 

Como podemos observar, sería muy interesante contratar un seguro de este tipo como mínimo para garantizar que, aunque suframos la pérdida total o parcial de la moto, recibiremos una indemnización que nos ayudará a poder sustituirla. 

Una gran diferencia entre compañías sería precisamente esa indemnización en caso de pérdida de la moto, llegando algunas aseguradoras a indemnizar el valor a nuevo durante el primer año, o el valor de mercado si ocurre el siniestro después del primer año de matriculación de la moto. Otras compañías ofrecen el valor venal en el segundo año o incluso el valor venal mejorado. 

También podemos encontrar en estos seguros a terceros ampliados la aplicación de una franquicia, que consiste en el pago (del asegurado a la aseguradora) de un tanto por ciento fijo pactado en la póliza en caso de siniestro.

Seguro para moto a todo riesgo: de todos los tipos de seguros de moto, este es el que ofrece un mayor nivel de protección al asegurado, ya que cubre los daños propios de los que seamos responsables. Por contrapartida, lógicamente tiene un precio mayor que los seguros a terceros. Es un seguro con una protección total, incluyendo en muchos casos coberturas como la ayuda en caso de retirada del carnet de moto, el robo y el incendio, la asistencia en carretera, el asesoramiento legal y contra las multas de tráfico o el vandalismo, entre otras muchas coberturas. Aparte de todo esto, la reparación de nuestra moto también estará garantizada con un seguro de moto a todo riesgo. En muchos casos, las aseguradoras ofrecen un precio inferior por este tipo de seguros a cambio de una franquicia, una cantidad económica fija que pagaría el asegurado en caso de siniestro.

Una vez que conocemos los tipos de seguros de motos que existen, debemos tener en cuenta una serie de aspectos que influyen en la elección del seguro que mejor se adapte a nuestras necesidades. La primera pregunta que debemos hacernos es para qué vamos a usar la moto ya que si la frecuencia de uso va a ser muy alta nos compensará un seguro a todo riesgo (a mayor cantidad de desplazamientos mayor riesgo de sufrir un accidente). Otro aspecto a tener en cuenta es dónde vamos a guardar la moto; si ésta va a pasar las noches en la calle, lo lógico será contratar un seguro con cobertura para robo. También deberemos tener en cuenta si los desplazamientos que vayamos a realizar van a ser largos o cortos, porque en caso de hacer desplazamientos largos, deberemos contar con la asistencia en carretera por si nos ocurriera algún percance durante el viaje.

En relación con la seguridad en la moto, aparte del seguro que mejor nos proteja, debemos contar con elementos de protección personal de buena calidad -el llamado equipamiento-, ya que en caso de accidente mitigan en gran medida las secuelas derivadas de este. Algunos de estos elementos son:

  • El casco: este elemento de seguridad es esencial y obligatorio, nos protegerá la cabeza, una de las partes más vulnerables del cuerpo en caso de accidente. Si nuestra capacidad económica nos lo permite, debemos tratar de encontrar un casco tricomposite (kevlar, fibra de vidrio y fibra de carbono), ya que son los más resistentes. También debemos fijarnos antes de comprarlo en que el sistema de sujeción y cierre del casco esté homologado y sea de alta calidad. Existen cascos de distintos tipos, como los integrales, los cascos “Jet”, los abatibles o los de trail y motocross.
  • Guantes: en caso de sufrir un accidente, los guantes nos protegerán de quemaduras y cortes en las manos, por lo que elegir unos que cuenten con protecciones en los nudillos y de buena calidad nos asegurará una protección óptima. Existen distintos tipos según la época del año, pudiendo ser de verano o de invierno. Próximamente serán de carácter obligatorio para circular en España.
  • Chaqueta: lo ideal será buscar una chaqueta específica de moto que aguante la abrasión en caso de caída; generalmente se recomiendan las de cordura o las de cuero.
  • Pantalón: si nuestra idea es ir “a hacer curvas”, lo mejor será tener unos pantalones de cuero con protecciones en muslos y rodillas, pero si es para coger la moto a diario, existen pantalones vaqueros en apariencia totalmente normales pero que llevan un revestimiento de kevlar en su interior que nos protegerá de las abrasiones y quemaduras en caso de caída.

HABLA CON UN ASESOR

Deja tus datos y te llamaremos para resolver tus dudas y recibir asesoramiento

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.