Hero banner

Ayuda

¿Qué es un accidente?

Te informamos sobre lo qué es un accidente cuando hablamos de seguros

¿Qué es un accidente?

A grandes rasgos podemos definir un accidente como un evento que, al suceder, alterará el orden de las cosas y cuyo resultado puede desembocar en un daño inesperado sobre personas o sobre cosas, pero siempre teniendo carácter involuntario, es decir, si los hechos acontecidos son premeditados, previsibles o intencionados no hablaremos de accidente. 

Es muy fácil tener un accidente alguna vez en la vida, ya que ocurren con bastante normalidad. Si hablamos de accidente a efectos de un seguro de accidentes, es el daño corporal que se produce por una causa súbita, externa, violenta y sin intencionalidad por parte del asegurado y que produce invalidez temporal, permanente o muerte, siempre determinando el diferente alcance de las coberturas en cada póliza.

El principal objetivo de la póliza de un seguro de accidentes es la prestación de indemnizaciones destinadas a cubrir los daños físicos del tomador de la póliza a consecuencia de algún accidente que se derive de una de las causas antes comentadas.

La prima se destina a la cobertura de los tipos de accidentes más comunes, que se dan de manera más habitual, entre los que se encuentran la incapacidad permanente o total, la incapacidad temporal, los gastos sanitarios de recuperación del accidente y las repercusiones económicas derivadas del accidente y la más grave, la muerte accidental. El seguro cubre una función muy importante ya que no solo da tranquilidad a la persona asegurada, se destina también a la protección de los beneficiarios en caso de tener que cubrir necesidades de índole económica o los imprevistos que se tengan que cubrir derivados del accidente y que no se han podido prevenir.

Ejemplos de accidentes

Para comprender mejor qué situaciones puede englobar el concepto de “accidente” veamos unos ejemplos:

Si una persona al tropezar cae sobre un tercero y le produce una lesión se tratará de un accidente mientras que si le empuja conscientemente y de forma premeditada no es un accidente.

O, por ejemplo, si alguien trabaja con cuchillos y sufre un corte en su brazo se tratará de un accidente laboral dado que ha ocurrido en el puesto de trabajo y mientras desempeñaba sus tareas.

¿Qué se considera un accidente de trabajo? 

El accidente laboral es aquel suceso que sufre una persona en el desempeño de su trabajo o como consecuencia de este. Hablamos del accidente que sufre un empleado en el desarrollo de sus labores y por el cual la empresa o un responsable se hace cargo o responde. 

¿Qué es un accidente in itinere?

Si nos centramos en la etimología de este concepto encontramos que “in itinere” traducido del latín significa “en camino” por lo que no es difícil intuir que hablamos de un tipo de accidente que ocurre en un trayecto recorrido entre dos puntos.

Efectivamente, se trata de un accidente que le sucede a un trabajador durante los trayectos que recorra desde su lugar de trabajo hasta su domicilio y también al revés, desde su casa hasta el lugar donde desempeña su trabajo, siempre que este no haya interrumpido el trayecto por alguna razón y siempre que el viaje entre ambos lugares se realice con medios y recorridos habituales

En otras palabras, a efectos legales, tendrá la misma consideración que un accidente de trabajo que ocurra en el centro donde se desarrolle la actividad laboral del trabajador.

Tipos de accidentes

Lo más frecuente es encontrar los tipos de accidentes divididos en: domésticos, de ocio y tiempo libre, de tráfico y accidentes laborales. Dentro de este último grupo es donde más variantes puede haber, diferenciándose entre sí por la gravedad del accidente y por el hecho causante. No todos ellos se encuentran cubiertos siempre de igual manera, por lo que debemos elegir el seguro que cubra de la forma más amplia posible frente a cualquier tipo de accidente.

Desde 2003, en España los trabajadores autónomos pueden acogerse a esta definición siempre que paguen sus cuotas sociales

Hablando de seguros, es común que los seguros de accidentes se confundan con un seguro de vida pero es incorrecto porque tienen funciones diferentes. En los seguros de accidentes y en caso de fallecimiento, la póliza solamente te cubre cuando la muerte se ha producido por un accidente y en el seguro de vida está cubierto el riesgo de fallecimiento por cualquier causa, incluyendo la enfermedad o el accidente. Del mismo modo, se debe revisar con la compañía con la que se contrate el seguro las diferentes coberturas y las diferentes condiciones que se establezcan para cada póliza, ya que obviamente, cada una contará con diferentes productos.

Cuando se habla de muerte accidental se ven favorecidos por los servicios contratados los propios beneficiarios. Los hijos, el cónyuge y otras personas son los que reciben una indemnización estipulada previamente en la póliza cuando fallece la persona asegurada. En el caso de la invalidez temporal los asegurados tienen derecho a una indemnización mientras se encuentren incapacitados temporalmente para desarrollar sus actividades laborales con normalidad debido a un accidente. Si pasado todo el tiempo estipulado para la baja temporal los síntomas no remiten debe ser declarada la incapacidad permanente. 

En los gastos sanitarios de recuperación del accidente y las repercusiones económicas derivadas de él, el seguro cubre los gastos de asistencia sanitaria que sean necesarios cuando se sufre un accidente. Dependiendo de las coberturas contratadas se tendrán unas necesidades cubiertas u otras.

¿Cuándo está exenta la aseguradora de cubrir un accidente?

En cualquier seguro de accidentes hay una serie de condiciones y exclusiones que se deben conocer. 

La cuota que se debe abonar para disfrutar del seguro debe estar al día. La prima no puede estar sin pagar porque hay muchos supuestos en los que deja al seguro sin efecto. 

También hay muchos casos en los que una persona que cuenta con un seguro de accidentes no está cubierta debido al tipo de accidente. Por ejemplo, el accidente no debe haber sido provocado intencionadamente por el tomador. Si se encuentran indicios de que no se ha tenido la diligencia debida, la compañía no está obligada a cumplir el contrato. En estos casos no se disfrutará de la indemnización y la ley ampara esta posibilidad.

 Cada póliza especifica de manera muy concreta las coberturas que tiene y las que excluye. Compara tus seguros de vida y de accidentes con nuestros asesores especializados, ellos te ayudarán e informarán a lo largo de todo el proceso de contratación.