Los seguros cubren numerosas situaciones que en ocasiones son desconocidas por los contratantes de las pólizas. Esto supone que desaprovechemos la posibilidad de exigir determinadas asistencias a las compañías aseguradoras.

La mayoría de las veces, las razones por las que no aprovechamos las condiciones de la póliza del hogar son porque no nos leemos los contratos con detenimiento, o bien porque la cantidad de coberturas caen en el olvido.

Por supuesto que no todas las pólizas cubren los mismos supuestos. De hecho, estas coberturas varían en función tanto del nivel de la póliza como de la compañía con la que se contrate.

Lo normal es que hayamos contratado un seguro multirriesgo para nuestra vivienda, con el que podemos asegurar:

  1. El continente, se denomina así a los elementos constructivos y estructurales de la vivienda, incluyendo dependencias anexas como son garajes y trasteros, así como instalaciones fijas como calefacción, aire acondicionado, conducciones de agua, etc.
  2. El contenido, son los bienes muebles que contiene la vivienda es decir, los muebles, electrodomésticos, equipos electrónicos y cualquier objeto de uso personal. Es importante hacer una buena estimación del capital de contenido que queremos asegurar, porque si lo hacemos por un valor inferior al valor real de los bienes, a la hora de recibir una indemnización, ésta será inferior pues será proporcional al valor declarado.
  3. La responsabilidad civil privada y de la propiedad, es la que nos cubre frente a las reclamaciones que podamos recibir de terceros como consecuencia de daños y perjuicios que les hayamos podido provocar de forma involuntaria, como propietarios de la vivienda o por nuestros actos o de las personas que dependan legalmente de nosotros, dentro del ámbito de nuestra vida privada y familiar. Algunos ejemplos, pueden ser una gotera que provocamos a un vecino por habernos dejado un grifo abierto o un cristal que rompe nuestro hijo jugando con una pelota.

Coberturas menos conocidas

Cuando se contrata un seguro de hogar normalmente pensamos en las coberturas más habituales como robo, daños por agua, incendio… A continuación, te mostramos algunas de las coberturas incluidas generalmente en las pólizas multirriesgo del hogar que utilizamos menos por desconocimiento:

  • Reposición de documentos: si a consecuencia de un siniestro cubierto por la póliza desaparecen documentos personales, como el dni, el pasaporte, poderes notariales, etc.; o de la vivienda, como escrituras, el seguro indemnizará los costes de reobtención de dichos documentos, con el límite que establezca en cada póliza.
  • Robo de objetos personales fuera del hogar: Algunos seguros pueden cubrir el hurto de objetos personales con un límite que vendrá determinado en la póliza que hayamos contratado y también los atracos de los que el asegurado o los miembros de su unidad familiar hayan sido víctimas, como por ejemplo por un tirón, o por medio de algún tipo de intimidación.
  • Escape de agua sin daños: Si tu seguro tiene esta cobertura, en el caso de que, por ejemplo, el consumo de agua se dispare a consecuencia de una previsible fuga que aún no se ha manifestado, es decir, que aún no haya aparecido ninguna humedad, ni hayamos mojado a otros vecinos, podemos recurrir al seguro del hogar para solicitarles que localicen y reparen la avería.
  • Responsabilidad civil y administrativa por contaminación medioambiental: Si tu seguro tiene esta cobertura, estarían amparadas por el seguro las reclamaciones que pudieras recibir de un tercero si, por ejemplo, tienes una calefacción de gasoil y el depósito tiene una pérdida accidental de combustible y provocas daños a un vecino, o la Administración Pública exigiera el descontaminar y reparar los recursos naturales dañados.
  • Alimentos refrigerados: si ha consecuencia de un corte eléctrico, superior al periodo de tiempo que se estipule en cada póliza, hemos perdido la comida de la nevera o del congelador, la aseguradora responderá del valor de los alimentos echados a perder con el límite económico que se establezca en cada seguro.
  • Daños causados por nuestras mascotas: como ya vimos en otro post, los daños que provoquen nuestras mascotas a terceros suelen estar incluidas en el seguro del hogar. De este modo estamos protegidos frente a la responsabilidad civil ante terceros. Por ejemplo, si nuestro gato mordiese a alguien o le provocara algún destrozo. El tipo de mascotas que ampara cada seguro es diferente por lo que, si nos interesa esta cobertura, conviene asesorarse adecuadamente antes de contratar.
  • Asistencia informática: Algunos seguros ofrecen desde asesoramiento sobre la smart tv que acabamos de comprar, hasta un servicio técnico para solucionar problemas en nuestro ordenador o Tablet, como la aparición de un virus, o cómo configurar alguna herramienta.
  • Recuperación de datos: por si no lo sabías, algunas pólizas pueden incluir un servicio de ayuda para recuperar datos de los discos duros por que hayan sufrido un fallo, una avería o la pérdida de su contenido por un error humano.
  • Ayuda con el bricolaje: muy útil, sobre todo si no somos manitas, y necesitamos que nos ayuden a colocar unas cortinas, sellar las juntas de la bañera, sustituir un grifo, colgar una lámpara.... Eso sí, suelen tener un número limitado de horas por servicio y un número máximo de usos al año.
  • Urgencias de cerrajería: Por ejemplo si hemos perdido o nos han robado las llaves y no podemos acceder a la vivienda, algunos seguros incluyen un servicio urgente de cerrajería para facilitarnos el acceso a la vivienda y sustituir, en su caso, la cerradura.

Los seguros multirriesgo de hogar incluyen múltiples coberturas, pero para asegurarte de que el tuyo incorpora las que tú más valoras o consideras que puedas necesitar, es importante que te asesores correctamente con un profesional. Otras coberturas menos conocidas y que te pueden interesar, pueden ser:

  • Responsabilidad civil que te puedan exigir por el personal doméstico que tengas contratado.
  • Cobertura a los bienes que te haya prestado un tercero.
  • Asistencia domiciliaria si has sufrido un accidente.
  • Asistencia jurídica por despido laboral.
  • Alojamiento temporal en el caso de que la vivienda haya quedado temporalmente inhabilitada.
  • Cobertura por los daños que podamos provocar por la práctica del ciclismo como aficionado.

Si no estás contento con tu seguro del hogar, no sabes qué puede hacer un seguro por ti o crees que pagas demasiado, ponte en contacto con nosotros para descubrir las opciones que mejor se adaptan a tus necesidades. Calcula aquí tu seguro