Lo cierto es que por más que miremos al cielo, el agua no cae y, de momento la previsión sigue igual para una temporada.

El fenómeno de la sequía en España es cíclico, es decir, se repite cada X años con mayor o menor agresividad. Estaréis pensando, ¡es el cambio climático! Pues bien, aunque el famoso cambio climático también influye, encargándose de ir subiendo la temperatura del globo a cada minuto que pasa, en este periodo de sequía interviene más el Anticiclón de las Azores, ya que es el encargado de evitar que lleguen las precipitaciones a España.

Si la media de los embalses en los últimos 10 años ha sido de un 52%, en la actualidad rozamos el 37%, teniendo en cuenta que estamos en otoño y que debería haber llovido, los datos no son nada halagadores…

Por todo ello, mientras que los políticos buscan e implantan soluciones alternativas, en cada pueblo y en cada casa debemos ponernos manos a la obra desde YA intentando no malgastar el agua todo lo posible a través de acciones como:

En pueblos y ciudades:

  • Apagar las fuentes decorativas. ¡Todo un ejemplo para los ciudadanos! 
  • Si se da el caso, prohibir el llenado de piscinas temporalmente.
  • Evitar riegos sin sentido (que todos nosotros estamos cansados de ver a diario).
  • Si la cosa se pone más seria, se puede cortar el agua en determinadas horas del día aunque, puede ser contra-producente ya que el rato que el agua se abre, los vecinos tienden a almacenar toda la posible, aunque no la vayan a usar. ¡Ahí reside el problema! En algunas localidades de por ejemplo, Toledo ya se ha implantado esta medida. 
  • Nuevas políticas: creación de pozos, etc.

En nuestras casas, ¡en nuestras manos!

  • Reutilizar el agua fría de la ducha para lavar a mano, regar, limpiar el coche o para la cisterna.
  • Si tenemos niños pequeños, ¡duchémosles juntos! Además, es una forma muy bonita de crear recuerdos. 
  • Instalar un lavavajillas de clase A o superior puede hacernos ahorrar mucha agua, además también se notará en el consumo doméstico
  • Utiliza la lavadora y el lavavajillas cuando estén llenos. 
  • Los aireadores para grifo reducen el consumo a la mitad dando sensación de que cae el mismo caudal. Instalarlo es muy sencillo.
  • Si algún grifo gotea, deberíamos llamar al seguro para arreglarlo cuanto antes. 
  • Si no vives en una zona lluviosa, evita tener un jardín que requiera demasiada agua.
  • Controla el aire acondicionado y reutiliza su agua. 

Coméntanos todo lo que sueles hacer en casa para ahorrar agua, ¡nos vendrá bien tener más ideas!