La ecuación es sencilla, ¡ahorrando todo lo que podamos previamente! Pero. ¿cómo? ¿Qué métodos de ahorro podemos llevar a cabo? El otoño pasado, ya te propusimos algunos trucos en este post y este año vamos a ampliar el artículo. ¡Si no consigues ahorrar con toda esta información es que no le has puesto ganas!

Antes de nada, debemos tener la base clara, no se trata de ahorrar vista a largo plazo o simplemente ahorrar, para tener un colchón económico, sino que, en este caso, el ahorro tiene fecha de caducidad.

¡Eso es lo primero que tenemos que hacer! Fijarnos una fecha en la que podamos comenzar a gastar, ¡comprar regalos es divertidísimo! Por ejemplo, el 5 de diciembre. Así aprovecharás el puente o los días libres pre-navideños para hacer tus compras y planificarte, ya sabes, ¡listas, listas, y más listas!

Evita gastos superfluos desde septiembre hasta diciembre, por ejemplo, sal a cenar menos a menudo fuera o evita alguna escapada, pero no gastes ese dinero en otra cosa, sino déjalo apartado y, si puede ser, mejor en efectivo.

Es buen momento de comenzar el método de los 365 días para ahorrar, aunque tenga fecha límite.

Si tienes los regalos claros, quítatelos cuanto antes o, al menos, trata de hacer una lista y comprar durante los meses previos. Compra online, además te evitarás estrés… ¡Aprovecha Black Friday!

En definitiva, se trata de ir haciendo una pequeña montañita de dinero dividido en 3 meses en lugar de hacer lo mismo dividido en únicamente diciembre. La Navidad dejará de suponer un esfuerzo económico para la familia. ¡Pruébalo y nos cuentas!