La temática del Día Mundial del Medio Ambiente 2018 está dedicado a la contaminación que generan los desechos de plástico afectando a la biodiversidad mundial y favoreciendo el cambio climático. ¡Es una verdadera plaga!

Ahora os preguntaréis, ¿quién tiene la culpa, los consumidores por comprar productos envasados o las grandes superficies por mostrar cada vez más productos en este formato? La realidad es que, desde hace unos años a esta parte, todos los productos que consumimos diariamente, sobre todo alimentación, vienen envasado. Nos resulta muy cómodo, pero, ¿qué pasa luego con ese plástico? Ya no nos vale aquello de “prefiero no pensarlo”. Sí, ¡debemos pensarlo y, además, debemos actuar!

Una de las actuaciones que se están llevando a cabo en los últimos meses, en lo que a consumo de alimentos se refiere, es el de volver a comprar al peso, tal y como se ha hecho toda la vida. Llevar el carro de la compra ahora es cool y ya estamos acostumbrados a llevar nuestras propias bolsas a la compra, a poder ser de tela ya que las podemos reutilizar durante años.

¡Por algo se empieza!

Ahora bien, pensemos en aquello que no vemos. A comienzos de 2018 apareció muerto un cachalote macho en una plata de Murcia. ¿Sabéis por qué? ¡Había ingerido más de 20kg de plástico! Redes de pesca, bolsas, desechos, botellas, barriles…

El estado de los océanos es muy preocupante, no estamos concienciados porque es algo que no vemos, pero sin darnos cuenta estamos destruyendo el hábitat de millones d especies e, indirectamente, el nuestro propio.

Si ingerimos carnes y pescados que han comido plásticos y procesados… ¿afecta a nuestra salud o no? Momento para la reflexión.