Seguro cibernético para empresas

Seguro cibernético para empresas Empresas

¿Te has parado a pensar los gastos que podría ocasionar una filtración de las cuentas de los clientes de tu empresa? ¿Has pensado alguna vez en el perjuicio económico y social que una mala gestión de las redes sociales y de los blogs de tu empresa te puede ocasionar? Todas estas situaciones han sido analizadas ya por empresas expertas en el sector, y desde El Corte Inglés Seguros te presentamos un artículo que puede llevarte a decidir la contratación de un seguro cibernético.  

Para que te vayas haciendo una idea, Kaspersky, dedicada a la programación de antivirus informáticos, estima en cerca de 34.000 euros la cantidad que ha de dedicarse a resolver un problema de seguridad cibernética en la empresa y en sus datos; en España las pymes han sufrido ataques cibernéticos que les han llevado a desembolsos de entre 20.000 y 50.000 euros. 

En casa, podemos vivir también situaciones parecidas; por eso en el ámbito de los seguros de hogar, algunas compañías, como Allianz, en su póliza Hogar Plus, ofrece al propietario de la vivienda la asistencia informática remota

Un par de definiciones: ciberriesgo, ciberseguridad

Un ciberriesgo, término que también podremos encontrar bajo la denominación de riesgo cibernético, de acuerdo con el Instituto de Gestión de Riesgos, es “cualquier riesgo de pérdida financiera, afectación o daño de la reputación de una organización derivado de algún tipo de falla de sus sistemas tecnológicos de información.” Cada amenaza se materializa de forma diferente, y tiene por tanto consecuencias diferentes, pero podemos estar prevenidos para ellas.

El término ciberseguridad lo aplica en sus estudios la empresa anteriormente nombrada, Kaspersky, y la define como “el conjunto de procedimientos y herramientas que se implementan para proteger la información que se genera y procesa a través de computadoras, servidores, dispositivos móviles, redes y sistemas electrónicos”.

En la actualidad, toda empresa, por grande o pequeña que sea, está sujeta a riesgos informáticos que puedan poner en quiebra sus datos, dejándolos al descubierto, o usándolos de forma fraudulenta. En ocasiones son riesgos materializados en forma de virus, o en forma de denegación de acceso a servidores y servicios, paralizando de esta forma la actividad de la empresa. En otras ocasiones, pueden ser riesgos producidos desde el interior de la empresa, por descuido de sus empleados, o en ocasiones, por actos malintencionados de los mismos.  

Para ello, cada vez son más las empresas que se deciden por la contratación de un seguro cibernético que les proteja de las pérdidas económicas causadas por este tipo de riesgos

¿Qué coberturas tienen este tipo de seguros?

Las pólizas de seguros consultadas presentan coberturas tanto ante riesgos generados desde el interior de la empresa, ya sea por un error humano o por un empleado malintencionado, así como riesgos procedentes del exterior de la empresa, como ataques digitales externos de todo tipo, ya sean denegación del servicio, la publicación de datos de terceros, o crímenes financieros, por los que se han vendido mercancías inexistentes o se han hecho transferencias fraudulentas.  

Las coberturas contemplan la Responsabilidad Civil de la empresa, toda vez que estas quiebras informáticas hayan podido causar daños a terceros por la publicación de contenidos que hubieran sido confiados a la empresa, o daños por la pérdida de datos de carácter personal, tras el robo de un dispositivo.  

En este capítulo, se contemplan, también, los gastos de defensa jurídica a los que hubiera que hacer frente por una denuncia interpuesta por un afectado, ya fuese por pérdidas económicas tras una suplantación de identidad responsabilidad de nuestra empresa, por ejemplo, o por sentir su dignidad lesionada tras una referencia insultante encontrada en uno de nuestros blogs.  

A nivel interno, las coberturas pueden contemplar también la reposición de los equipos afectados o su reparación, así como la reposición de la información afectada por un ataque, o la restitución de la imagen corporativa dañada tras la quiebra informática.  

La gestión y el pago de sanciones administrativas que debemos buscar se basan en la cobertura de los gastos a los que haya que hacer frente como consecuencia del ataque informático. Si se ha puesto en evidencia datos de terceros, la Agencia Española de Protección de Datos procederá a emitir la correspondiente multa, de la que podrá hacerse cargo el seguro que contratemos.  

Otra cobertura que incluir es la que se encuentra bajo la denominación de “interrupción del negocio”. Toda vez que nos encontramos en el proceso de luchar contra una amenaza materializada en nuestros sistemas, lo más probable es que nos veamos obligados a paralizar la actividad de la empresa hasta que podamos volver con todas las garantías. Las pérdidas de beneficio causadas deben estar cubiertas por la póliza de seguros que contratemos.  

Por último, las compañías aseguradoras también suelen incluir la asistencia, ya sea por vía telefónica o presencial, de expertos informáticos que repondrán la seguridad de nuestros sistemas y se asegurarán de que de nuevo la empresa se encuentre protegida frente a las amenazas informáticas.  

Como siempre te recomendamos, no dudes en dedicar un tiempo a comparar entre las compañías aseguradoras hasta localizar la póliza que mejor proteja tu empresa ante estos nuevos riesgos o la que mejor respuesta pueda darte una vez se materialice cualquiera de las amenazas referidas anteriormente.  

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS