España, poco a poco, parece escapar de la pesadilla de la crisis y las familias, aunque con esfuerzo, mantienen su capacidad de ahorro. De hecho, según los datos publicados a principios de abril por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa de ahorro de los hogares e instituciones sin ánimo de lucro al servicio de los hogares se mantuvo invariable, durante 2013, en el 10,4% de su renta disponible.

Aunque se trata del nivel anual más bajo desde 2006, la tasa alcanzada se produce en un año en el que la remuneración de los asalariados (principal ingreso de los hogares) disminuyó el 3,5%, si bien en el último trimestre de 2013 estas retribuciones crecieron el 0,9% respecto al mismo periodo del año anterior.

El ahorro familiar generado por los hogares españoles que se mantiene invariable durante 2013, fue de 70.146 millones de euros, una cantidad suficiente para financiar la inversión de este sector de la economía, estimada en 45.818 millones, el 5% menos que en 2012.

En el cuarto trimestre de 2013, la tasa de ahorro de los hogares españoles e instituciones sin fines de lucro alcanzó el 14,5% de su renta disponible, lo que supone casi un punto menos respecto al cuarto trimestre de 2012, pero 5,3 puntos más en relación al tercer trimestre de 2013, cuando la tasa de ahorro de los hogares se situó en el 9,2%.

Buenas previsiones para 2014

Si se confirman las buenas previsiones para 2014, es probable un ligero crecimiento de la renta disponible de las familias, según lnverco. Desde esta asociación, también, alertan de que “la estructura del ahorro de las familias españolas (muy concentrada en el sector inmobiliario) conlleva riesgos relevantes: los países con una proporción superior de activos inmobiliarios (como el caso de España), han sufrido un deterioro mayor de su riqueza total frente a aquellos que asignaban una mayor proporción de su renta a la adquisición de activos financieros”.

El perfil conservador del inversor español se manifiesta en la composición de su cartera de activos. Los depósitos bancarios seguían siendo en 2013 el producto financiero con mayor ponderación, representando el 41,7% del total de los activos. No obstante, la ponderación sobre el total de activos de los hogares habría disminuido (41,7% en 2013 frente al 42,9% en 2012).

El ahorro familiar español respecto a la media europea muestra una inversión muy inferior en Planes de Pensiones y seguros (12,8% frente al 37,5% europeo); muy superior en depósitos (47,8% frente a 33,1% de Europa) y un menor peso en Fondos de Inversión y acciones cotizadas (12,8% frente al 18,0% europeo). Aún, así, los productos de desintermediación bancaria, Fondos de Inversión, Fondos de Pensiones, seguros, además de la inversión directa, representan ya más de la mitad del total de la cartera de los hogares españoles (50,1%).

Ante las circunstancias actuales, como por ejemplo las bajas rentabilidades de los depósitos bancarios, en nuestro departamento de Ahorro & Inversión le ayudamos a que sus decisiones financieras estén en armonía con el momento.

Nuestras recomendaciones se basan en el Análisis del perfil del inversor:

  • Horizonte temporal.
  • Necesidades de ingresos, actuales y futuros.
  • Capacidad de generación de ahorro.
  • Resto de activos mobiliarios e inmobiliarios.
  • Conocimiento de los riesgos de mercado.
  • Actitud ante el riesgo.
  • Edad del inversor.

 Todo ello con un trato directo por parte de nuestros profesionales.