Es común que todos lleguemos a final de mes con la lengua fuera. Sin darnos cuenta, cada mes desembolsamos dinero en gastos innecesarios y superfluos que hacen temblar nuestro bolsillo y deseemos que llegue de nuevo la nómina.

No recaemos en los gastos diarios, que poco a poco, suman en nuestro gasto semanal. Que si un café a media mañana, comer fuera, una cerveza después del trabajo o una blusa veraniega en las rebajas, pueden desajustar nuestro presupuesto. Si lo haces de forma esporádica y no como norma, al fin y al cabo, se quedan en gastos extra puntuales, pero si los conviertes en una rutina terminarán haciendo mella en tu cuenta bancaria.

Por eso, y como sabemos que el verano es época de excesos, alegría y despilfarro, queremos darte una serie de recomendaciones que sin duda te ayudarán ahorrar y llegar más desahogado al final del periodo estival. Toma nota de estos seis consejos que te servirán para economizar en tu día a día:

Evita tomar cafés y snacks cuando estás en la oficina. 

El café después de comer, el del desayuno. Si eres un gran amante de esta bebida estimulante, opta por hacerte un gran termo de café en casa, y llévatelo al trabajo. Así tendrás reservas para todo el día y no tendrás la necesidad de gastar. Lo mismo puedes hacer si te preparas en casa un sándwich o compras una caja de galletas en el súper, que tirar todos los días de la máquina expendedora.

Productos de cuidado personal.

 Intenta no ser tan exquisito y reemplaza las marcas líderes por marcas blancas. Si sabes elegir descubrirás productos interesantes a menor precio.

Resístete a comprar lotería. 

Dicen que si no arriesgas no ganas, pero si estás comprando lotería todas las semanas lo único que conseguirás es que tu cuenta cambie a números rojos. Controla ese gasto innecesario.

Cambia el coche por el transporte público.

Aunque te encante conducir procura coger el metro o el autobus para ir al trabajo. No sólo ganará tu salud, eliminando la reducción del estrés de los atascos y las imprudencias, sino que también ganará tu bolsillo al eliminar el gasto de gasolina. Además, tu cuerpo te lo agradecerá gracias al gasto extra de energía caminando y subiendo y bajando escaleras. Acuérdate de la operación bikini.

Reduce los días de comer fuera de casa. 

Procura llevarte los tuppers de casa. Abandona la pereza y dedícate un día a cocinar para tener la comida hecha todos los días. Ahora en verano encontraras multitud de recetas sanas y fáciles que te llevarán pocos minutos.

Evita las penalizaciones bancarias. 

Las transferencias que conlleven comisiones o sacar dinero de cajeros que no sean de nuestra entidad suman un cargo extra de dinero que podemos evitar. Se previsor y sino localiza tu banco con las aplicaciones móviles de mapeo que nos hacen la vida más fácil.