¿Cuantas veces te ha ocurrido que, en tu día a día, has gastado una cantidad de dinero que no sabes ni tan siquiera cómo lo has hecho? Estos son los famosos gastos hormiga que no son nada más que la suma de aquellas pequeñas compras que vamos haciendo en nuestro día a día y que no planificamos ni solemos tener en cuenta pero que, a fin de mes, suponen una suma cuantiosa de dinero.

… hoy paso por el súper y compro aquello que nos faltó.

… me apetece un snack.

… ¿salimos a tomar un café?

… Pasé por la frutería y vi estas fresas con muy buena pinta… 

… compré estos lápices para los niños, ¡estaban de oferta!

Estas son algunas de las situaciones que se nos suelen presentar a diario y que, en la mayoría de los casos, no suponen una cifra superior a 5€ y suelen ser compras impulsivas e innecesarias que no tomamos en cuenta pero que acaban sumando un tanto de nuestro gasto mensual. 

¿Cómo podemos erradicar los gastos hormiga de nuestra vida cotidiana para lograr ahorrar?

  • Revisa periódicamente tus facturas del hogar y suscripciones a servicios para controlar posibles subidas o cuotas de mantenimiento.

  • Fíjate un presupuesto mensual y distribúyelo por semanas o días. Si un día no lo  gastas será acumulable. Así, también podrás ahorrar de esa partida ya que, al haberla fijado en tu presupuesto, la estarás tomando en cuenta y eso hará que estés más pendiente de los gastos hormiga. ¡La mayoría son innecesarios!

  • Evita gastar en medios de transporte innecesarios y valora siempre la opción más asequible: bici, transporte público, compartir...

  • Haz la compra con el estómago lleno, dinero en efectivo y una lista planificada previamente. ¡Lo notarás!

En definitiva, la mejor opción es ser consciente de que el dinero también se va con este tipo de mini-gastos y que, en lugar de ellos, es mejor invertir en, por ejemplo, un buen seguro de hogar para estar protegidos ante cualquier incidencia. Por ejemplo, imagina que provocamos una inundación, ¿cómo pagaríamos los daños al vecino sin seguro ni ahorros? Las cosas nunca pasan, hasta que pasan.