Llegas al supermercado y te encuentras con unas galletas casi idénticas que otras, tan solo cambia la marca. Pero, ¿Saben igual? ¿Cómo sé si merece la pena pagar un poco más por la marca fabricante que por la marca blanca? ¿Tienen la misma calidad?

Son muchas las dudas que te surgen en ese preciso momento, e inmediatamente aparecen estas dos decisiones: a) Te decantas por las marcas blancas porque son más baratas, b) Eliges la marca porque eres fiel a su sabor y formato.

La verdad es que cada vez son más los supermercados que dan prioridad a su marca de distribución dándole mayor visibilidad escondiendo sus competidores. Lo más curioso es que son muchas las marcas de fabricantes las que colaboran con supermercados creando el producto de marca blanca o marca del supermercado.

Realmente no hay ningún estudio objetivo que haya dado una valoración sobre si las marcas son mejores para la salud que las blancas. Asique todo dependerá de tu nivel económico y de tu exquisito paladar.

Guerra entre fabricantes

Todos, tanto fabricantes líderes como distribuidores, tratan de detectar las modas y vender lo que la gente pide. Tan solo se limitan a escuchar las necesidades del consumidor y de la sociedad.

El primero en captarlo se convertirá en el protagonista del nuevo producto e innovación, pero en cuanto empiece a ganar fama ese producto será ‘imitado’ o versionado.

Según Brand Institute Esade, El Corte Inglés es la cadena que tiene más marcas blancas producidas por fabricantes líderes (más del 14%) y Lidl es la que menos (un 5,4%).