Una vez rondamos la treintena comienza a preocuparnos algo que nunca antes nos había mantenido la mente ocupada: el ahorro. Llega el momento de adquirir una vivienda y no tenemos dinero o tenemos que aplazar el siguiente viaje y, para más inri, comienza a preocuparnos el tema de la jubilación (mucho más conforme está el “patio” en la actualidad…).

Pues bien, hoy os proponemos un nuevo método de ahorro propuesto por el escritor T. Harv Eker en su libro “Los Secretos de la Mente Millonaria” basado en la necesidad de repartir los ingresos mensuales en pequeños porcentajes, es decir, en organizarnos el sueldo mensual y dividirlo en según que necesidades. Veamos:

La principal característica de este método de ahorro es que el dinero se ahorra antes de haber gastado, es decir, nada más llegue a nuestro bolsillo. ¿Cómo? Repartiendo los ingresos en porcentajes de la siguiente forma:

  • 55% de tus ingresos ha de ir destinado a tus gastos relacionados con la vida diaria: hipoteca, luz, agua, comida, cenas, etc. Trata de hacer lo posible por no pasar de ahí y, si estás pensando en comprar una vivienda, este método te dará pistas para saber el precio máximo de hipoteca al que puedes optar.
  • 10% para “la saca”. Esta parte nunca la gastarás, es más, deberías tener una cuenta de ahorro para poder ingresarla ahí y así no verla nunca.
  • 10% para invertir en formación: nuevos cursos, lecturas… Esta parte está dedicada en exclusiva al desarrollo personal y profesional. Por ejemplo, apuntarte a una academia de inglés tras el trabajo.
  • 10% para inversiones o gastos que se aproximan a largo plazo. Una boda, la comunión de tus hijos, la vuelta al cole, un viaje…
  • 10% ocio y caprichos. El bolso que querías, la moto por la que llevas soñando media vida, salir a cenar a un restaurante 5 estrellas Michelín… ¡A nadie le amarga un dulce!
  • 5% para la comunidad, es decir, planifica siempre un porcentaje de tu sueldo para ayudar. Ayudar reconforta y nos hace mejores personas.

No olvides, en saquito de los gastos para el día a día contar con la cuota de tu seguro de hogar. Si no sabes cómo te quedaría puedes calcularla aquí.