Ahora mismo estarás pensando, ¿no se supone que invertir se basa en dar una cantidad de dinero para que regrese a nosotros más unos intereses en un límite de tiempo fijado previamente? Es decir, que nunca nos quedaremos como estamos, podremos perderlo o ganarlo todo.  

Eso pasa cuando hablamos de invertir dinero, pero, ¿qué pasa con las experiencias? No se trata de una inversión económica al uso, se trata de una inversión en felicidad y vida. ¿Te animas a invertir?

Según un investigador de la Universidad de Cornwell (EEUU) y todo su equipo. Los seres humanos sentimos más satisfacción invirtiendo nuestro dinero en entradas para el teatro o reservando un viaje que si lo hacemos en un abrigo o un coche. Pero esto no queda en el proceso previo a la experiencia ya que, al parecer, seguimos disfrutando a posteriori ya que contarlo a nuestros amigos y familiares también nos genera cierto disfrute. ¿Estás de acuerdo? Nosotros al 100%.

La clave está en guardar un porcentaje de nuestro sueldo para actividades como viajar, ir a un masajista, acudir a un circuito termal una vez al mes, esquiar sea la época del año que sea o aprender a bucear. ¡Todo vale!

Invertir en experiencias nos hace felices por cosas como:

  • Nos hace poner los pies en el suelo, es decir, concentrarnos en el presente y no mirar más allá de lo que estamos haciendo en este momento. Puro mindfulness.
  • Nos ayuda a conocer nuestros límites y a pasar más tiempo con nosotros mismos. Algo que muchas veces, olvidamos.
  • Igualmente, nos ayuda a compartir tiempo con los demás. Por ejemplo, Interrail con tus dos mejores ami@s... ¡Para recordar de por vida! ¿Qué tal una visita a Disney con los niños? ¿Y una acampada? ¿Qué te gustaría hacer que nunca haces? 
  • Nos abre la mente, nos da sabiduría y nos hace conocer gente nueva. De todo se aprende en esta vida…

Aunque las experiencias suelen relacionarse con los viajes, no tienen porqué tratarse solo de grandes viajes o escapadas sino de algo que puedas hacer (en soledad o en compañía) incluso al lado de casa. Lo verdaderamente importante es que te entusiasme.