¿Qué es un plan de pensiones de renta variable?

Si estás pensando en tener un plan B para cuando llegue la hora de tu jubilación, echa un vistazo a lo que vamos a contarte. Ahorro

Se trata de uno de los productos de ahorro que más interés suscita, y por eso en esta entrada al blog vamos a tratar de ofrecerte esa información que te permita empezar a valorar la posibilidad de acudir a uno de estos planes a la hora de ahorrar para ese momento en el que accedas a tu jubilación y los ingresos que antes generaba tu trabajo se vean reducidos. 

Una vez hayas leído este artículo, la pregunta a la que debería llevarte esta lectura es ¿dónde puedo contratar uno de estos planes? Pues bien, para esta contratación desde El Corte Inglés Seguros te ofrecemos el enlace a la información acerca de nuestros planes de pensiones, un enlace en el que encontrarás la ayuda necesaria para culminar con éxito la búsqueda de tu plan de pensiones.

¿Tienes claro lo que es un plan de pensiones?

Antes de entrar a explicar las características principales de un plan de pensiones de renta variable, vamos a dejar claro el tipo de producto al que estamos accediendo cuando contratamos un plan de pensiones. 

Así, se trata de un producto de ahorro con un horizonte temporal que suele ser medio o largo, y en el que el acceso al dinero que hemos ido ahorrando no está previsto hasta que se produce nuestra jubilación. En ese momento es cuando podremos acceder al dinero que poco a poco se ha ido juntando en nuestro plan de pensiones y disfrutar de este ahorro. 

Es necesaria una puntualización: hay planes de pensiones de carácter flexible, que permiten el acceso al dinero ahorrado antes de que se produzca la jubilación, si bien la mayoría requieren que ocurra un evento que justifique esta necesidad, tal como una discapacidad sobrevenida, o una enfermedad prolongada. 

Si bien los planes de pensiones presentan un acceso al dinero ahorrado que puede parecer lejano en el tiempo, es cierto que las aportaciones que se vayan haciendo al plan generan desde el primer momento beneficios fiscales: las cantidades que se vayan aportando al plan pueden desgravarse a la hora de hacer la declaración de la renta, por lo que la contratación de un plan de pensiones conlleva un primer beneficio inmediato.

Hablando de renta… ¿Qué es la renta variable en un plan de pensiones?

Como decíamos antes, los planes de pensiones son productos a los que se van haciendo aportaciones periódicas, para generar un ahorro al que se pueda tener acceso llegado el momento de la jubilación. Pero, ¿por qué no tratar de que esta cantidad que vamos ahorrando genere además algún beneficio añadido

Aquí es donde por fin encontramos el concepto de la renta variable o de la renta fija al hablar de un plan de pensiones. Los gestores del plan, de acuerdo al tipo de renta elegido, invertirán la cantidad que se va acumulando en forma de capital, y podrán elegir la inversión en productos financieros que proporcionan un porcentaje de renta fija, y que no presenta riesgos, como los bonos del estado, o en productos que proporcionan un porcentaje de renta que depende las variaciones de la bolsa, como las acciones de las compañías, por lo que se trata de una renta variable

Cuando hablamos de un plan de pensiones de renta variable estamos hablando de un plan que destina al menos el 75% de su capital a la inversión en renta variable, es decir, a la inversión en acciones de empresas que cotizan en bolsa. De esta manera, el plan de pensiones de renta variable busca, en el medio o largo plazo, una mayor rentabilidad que la que puede dar un plan de pensiones de renta fija. 

Ahora bien, es obvio que al ser un plan cuya rentabilidad depende de la volatilidad de los mercados de acciones, se expone a sufrir pérdidas, de acuerdo a las bajadas que puedan sufrir los mercados en los que participe. Por este motivo, los expertos nos indican que este tipo de planes no están pensados para aquellas personas que no sean capaces de asumir riesgos en la inversión. 

Sin embargo, también nos dicen que, en condiciones normales, y a largo plazo, un plan de pensiones de renta variable suele representar porcentajes de revalorización más altos que los planes de pensiones de renta fija.

Entendido; pero, ¿cuál es el mejor plan de pensiones para mí?

Es el momento de hablar de un componente esencial a la hora de plantearse una inversión: el perfil de riesgo del inversor. Este será el componente determinante a la hora de elegir el plan de pensiones que mejor se adapte a nosotros. 

El perfil de riesgo no es más que la capacidad de cada inversor de asumir riesgos de pérdida de parte del capital invertido, de acuerdo a la búsqueda de una rentabilidad mayor mediante la inversión en productos volátiles como las acciones de los mercados de valores. 

Este perfil de riesgo puede ser un componente fijo de antemano, en el caso de un inversor de perfil cero que no quiere asumir riesgo alguno en su capital, o puede variar de acuerdo a nuestro momento laboral: una bajada de la bolsa cuando nos quedan cinco años para la jubilación tiene mucho menos arreglo que si aún nos quedan treinta años. 

Por este motivo los expertos recomiendan la adecuación de nuestro plan de pensiones a nuestro momento laboral: cuando aún nos quedan muchos años para la jubilación, pongamos por ejemplo a los treinta años (prácticamente acabamos de empezar nuestra vida laboral), podemos contratar un plan de pensiones -en este momento, de renta variable-, que nos permita invertir una cantidad alta del capital en mercados de más riesgo, ya que ante una pérdida de capital tendremos mucho tiempo para revertir la pérdida.

Si estamos a quince años de nuestra edad de jubilación podemos disminuir el porcentaje de capital que se invierte en renta variable, de un 75% a un punto entre el 30% y el 75%, de manera que hablaremos de un plan de pensiones de renta mixta, con inversiones en renta fija y en renta variable. Por último, si estamos a cinco años de nuestra jubilación, ya no nos queda un margen de maniobra tan amplio como para permitirnos pérdidas en nuestro capital, por lo que lo habitual sería buscar un plan de pensiones de renta fija, en el que nuestro capital se encuentre lo más garantizado posible, si bien la rentabilidad asociada al plan no sea tan alta.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS