Casas domóticas: qué son y cuánto cuestan

Cada día más, la domótica se adentra en nuestros hogares, hasta existir incluso las llamadas "casas domóticas", completamente controladas tecnológicamente. ¿Quieres saber cómo son? Trucos Hogar

Las casas, al igual que el resto de los elementos que nos rodean en el día a día, van evolucionando. Esta evolución va de la mano con la tecnología, que se abre paso en todos los ámbitos buscando mejorar el confort de las personas. Como no podía ser de otra forma, las casas no iban a quedarse a un lado en esta escalada tecnológica, que busca hacer más accesible para todos algunas tareas domésticas.

¿Qué es una vivienda domótica?

La domótica es una agrupación de elementos tecnológicos que sirven para regular, controlar y automatizar una vivienda de manera inteligente. Está enfocada también a gestionar la eficiencia energética de la casa y a aumentar el confort de la misma. 

Una vivienda domótica está pensada para adaptarse a los cambios que sufre nuestra sociedad, haciendo ganar tiempo a sus usuarios, facilitando y automatizando ciertos procesos rutinarios de las tareas del hogar.

La domótica consiste en el control remoto de nuestra vivienda

Los sistemas controlados por la domótica de la casa pueden gestionarse de manera remota desde el teléfono móvil, un ordenador o una tablet, por lo que la interacción entre el usuario y el hogar puede ser fluida y constante. Este uso de la tecnología es cada día más común, sobre todo entre los propietarios de casas particulares o de chalets.

¿Qué se necesita para hacer una casa domótica?

Para tener una vivienda domótica como tal, la red de control de la domótica debe estar integrada en la red eléctrica, y a su vez, ésta debe coordinarse con el resto de redes que controle. Para cumplir los estándares de una casa con domótica, según la Asociación Española de Domótica (CEDOM), debemos consultar una serie de tablas que puntúan en mayor o menor medida los dispositivos tecnológicos usados en la casa, y a raíz de esto, emitir una certificación AENOR que determinará de manera precisa si nuestra vivienda es domótica o no, y en cuál de los 3 niveles principales se encuentra:

  • Nivel 1 de domótica: se concede en aquellas instalaciones con una cantidad de al menos 3 aplicaciones distintas en la vivienda.
  • Nivel 2 de domótica: se concede cuando la casa supera los 30 puntos en la tabla de calificación, siempre que se hayan conseguido con al menos 3 aplicaciones diferentes.
  • Nivel 3 de domótica: se consigue al alcanzar al menos los 45 puntos en la tabla de calificación, siendo como mínimo 6 las aplicaciones distintas instaladas en la vivienda.

Las diferentes aplicaciones tecnológicas que podemos tener en nuestra casa para convertirla en domótica (y que puntúen en la tabla anteriormente mencionada) son: 

  • Detectores de presencia y otro tipo de alarmas, como por ejemplo las de incendio.
  • Llaves electrónicas y videoporteros.
  • Sensores de impacto en ventanas.
  • Simuladores de presencia.
  • Sirena interior.
  • Sistema eléctrico alternativo (para su uso en caso de fallo del sistema eléctrico principal).
  • Electroválvulas.
  • WiFi.
  • Control remoto de las persianas.
  • Módulo de escucha (para, en caso de tener una alarma contra intrusos, poder saber qué ocurre).
  • Gestor energético.
Los electrodomésticos inteligentes han supuesto un avance enorme para la domótica

Es posible añadir muchos elementos más a esta lista de aplicaciones tecnológicas, como los termostatos inteligentes o los electrodomésticos inteligentes, que son uno de los mayores avances en este sector en los últimos años.

Ventajas de la domótica en el hogar

La domótica en los hogares ha venido para quedarse, ya que supone una diferencia importante en funcionalidad, ahorro de tiempo y en eficiencia energética, por lo que presenta multitud de ventajas.

Seguridad

La domótica aporta seguridad a nuestro hogar, ya que detecta problemas graves a tiempo, como por ejemplo fugas de gas y de agua, incendios, intrusiones de extraños en nuestra propiedad a través de cámaras y sensores, etc.

Pese a que la domótica nos avise a tiempo para poder subsanar el problema, no nos exime de sufrirlos, por lo que contar con un buen seguro de hogar será indispensable si queremos quedar protegidos por completo ante estas eventualidades. Desde El Corte Inglés Seguros podrás comparar seguros de hogar, escogiendo el que mejor se adapte a tu vivienda. 

Hogar Plus de Allianz destaca por su flexibilidad, pudiendo contratar los capitales y las garantías que mejor se adapten a tu hogar. Este seguro tiene asistencia tecnológica, aparte de cubrir multitud de siniestros como los daños ocasionados por agua o por incendio. No te lo pienses más y consulta con nuestros asesores especializados a través de nuestra web.

Ahorro de energía

Un diseño inteligente de nuestro hogar nos proporcionará un ahorro energético, ya que siempre buscará la mayor eficiencia reduciendo el consumo de recursos innecesarios.

Esto puede conseguirse programando los elementos que controlan el suministro de luz y gas, de manera que se enciendan únicamente cuando sean necesario, proporcionándonos constantemente un modo ahorro.

Los mayores logros de este ahorro se basan en reducir el consumo derivado de la iluminación y la climatización de nuestra casa.

Interconexión

La domótica facilita la interconexión entre los sistemas y el usuario, por ejemplo, con el reconocimiento de voz, que promueve una mayor accesibilidad para todos.

Comodidad

Al poder realizar multitud de tareas desde nuestro dispositivo remoto, tenemos la comodidad de poder programar casi cualquier cosa que garantice nuestro confort, como activar la climatización antes de llegar a casa o regular el nivel de luz solar que deseamos a través de persianas automatizadas.

Menor daño al medioambiente

Poder mantener los aparatos eléctricos apagados cuando no se estén usando es, además de un ahorro para nuestro bolsillo, una excelente manera de proteger el medioambiente al no desperdiciar un recurso tan preciado como la energía eléctrica.

¿Qué precios pueden llegar a tener estas casas?

Las viviendas equipadas con altos niveles de domótica cuentan con un elevado coste de instalación, por lo que debemos tener esto en cuenta si no queremos llevarnos una sorpresa desagradable. Mucha gente considera que implementar elementos de domótica es una inversión a largo plazo ya que con el tiempo el ahorro que supondrá la eficiencia de nuestro hogar merecerá la pena.

En una vivienda de aproximadamente unos 70 metros cuadrados, cambiar el sistema eléctrico puede suponer unos 2.800 euros sin domótica, y unos 4.000 euros con domótica; el sistema de calefacción unos 4.500 euros sin domótica, y unos 5.600 euros con domótica. Y las persianas, por ejemplo, unos 2.100 euros sin domótica y cerca de 4.000 euros con ella. 

Estos son sólo algunos ejemplos con precios estándar, pero como podemos observar, la inversión es mayor si queremos añadir domótica a cualquier instalación de nuestro hogar.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS