Cerrar la terraza: todo lo que tienes que saber

Cada vez se cierran más terrazas, una solución perfecta para usarlas todo el año. ¿Afecta esto en tu comunidad de vecinos? Te contamos lo que tienes que tener en cuenta. Trucos del Hogar

Tener la oportunidad de vivir en un piso con terraza es a veces un lujo, sobre todo para aquellos que viven en el casco antiguo de cualquier ciudad, donde es más complicado encontrar viviendas con terraza. Quizás abunden más los balcones, que podemos tildar por su tamaño casi de ornamentales, pero las terrazas amplias son verdaderamente objeto del deseo de muchos.

Se considera una terraza a aquel espacio semicubierto o descubierto exterior, principalmente de edificios de viviendas, aunque también en casas adosadas o exentas, en el que se puede colocar mobiliario y se puede disfrutar del aire libre en buena compañía sin problemas de espacio. Lo más normal y para simplificar es que la terraza se asocie a los bloques de pisos.

Probablemente debido al confinamiento vivido en 2020, las terrazas cobraron especial importancia, incluso para aquellos que nunca se la habían dado, y ahora, tras el cambio de paradigma en el que hemos estado inmersos en muchos sentidos, se impone como requisito la existencia de un balcón o una terraza a la hora de mudarse a una nueva vivienda, ya sea para comprar o alquilar. Según los estudios inmobiliarios más recientes, no son pocos los que se han cambiado de casa tras la pandemia solo para poder vivir en otra en la que puedan salir al aire libre cuando lo necesiten o deseen disfrutar de él. 

Otro nuevo uso que se ha dado a los espacios de los que hoy hablamos es el de oficina o despacho, sala de desayuno, rincón de lectura… El hecho de que el teletrabajo esté ganando cada vez más peso en nuestro país ha significado que muchos tuvieran que reorganizar su casa y buscar nuevas ubicaciones dentro de su domicilio. Colocar una mesa de trabajo en un pequeño cuarto puede hacer que haya que sacar un par de muebles de allí… pero si te planteas la opción de un cerramiento y un toldo para la terraza, se podría usar todo el año como una zona de trabajo de lo más agradable. Claro que lo del toldo no parece suponer demasiado problema, pero ¿se puede cerrar una terraza así por las buenas?

Sí, cerrar una terraza es totalmente legal. Si estamos ante un caso en el que el cerramiento no afecta a la fachada o estructura del edificio, en este caso el cerramiento no requiere de licencia o permiso alguno. Por el contrario, si afecta a la fachada sí que habrá que tener en cuenta la Ley de Propiedad Horizontal

¿Necesito el permiso de los vecinos?

Sí, una de las primeras cuestiones que hay que tener en cuenta a la hora de cerrar una terraza es comprobar si está permitido o no en el estatuto de la comunidad de vecinos. Si está permitido, el siguiente paso es comunicarlo al presidente de la comunidad dejando constancia también de la fecha de inicio de obras. Según la Ley de Propiedad Horizontal, para que el cerramiento pueda llevarse a cabo, ha de ser aprobado por, al menos, ⅗ partes de los propietarios del edificio. Aquel que se niegue a su instalación, tendrá un plazo de 30 días para comunicarlo a la comunidad.

Antes de cerrar una terraza hay que consultar los estatutos de la comunidad de vecinos, la Ley de Propiedad Horizontal y los requisitos de cada ayuntamiento

Una vez se hayan cumplido todos los requisitos con relación a la comunidad de vecinos, podrás comenzar con el cerramiento siguiendo los pasos pertinentes según lo dispuesto por tu ayuntamiento, que suele variar entre una y otra localidad. Es fundamental que te informes antes para evitar posibles malentendidos, aunque si cuentas con la ayuda de una empresa de obras especializada en cerramientos, posiblemente puedan ayudarte con la parte legal e informarte de forma sencilla de todos los trámites que debes seguir. 

¿Se puede cerrar la terraza sin hacer obra?

Sí, aunque todo depende de las características del propio balcón o terraza, así como del edificio. Por ejemplo, si estamos ante una terraza cuyo muro está elaborado con el mismo ladrillo de la fachada, posiblemente sea más sencillo cerrarla con una instalación de PVC o cristal sin necesidad de hacer una obra como tal.  Ahora bien, cada caso puede ser diferente y siempre existirá alguno que sí requiera obra. Los cerramientos con cortinas de cristal que se pueden replegar sobre sí mismas, pero que pueden cerrarse y crear un ambiente prácticamente estanco cuando se desee, son una de las mejores opciones para no hacer obra y además, no afectar a la estética de la fachada, algo que debemos tener en cuenta si no queremos tener problemas con los vecinos.

¿Cuánto cuesta cerrar la terraza?

Esta respuesta no es sencilla, ya que el precio final variará en función de factores como: 

  • Ruido exterior: ¿hace falta insonorizar la terraza? ¿Vives en una calle transitada y con mucho ruido o en una zona residencial y tranquila? 
  • Tamaño de la terraza
  • Material elegido 
  • Climatología y orientación: no es lo mismo una terraza orientada al este en el norte de España, la cual podrá recibir el sol del mediodía y la tarde, que una terraza con la misma orientación en el centro o sur del país. En unos lados se podrá aprovechar todo el año y en otros habrá meses en que, por el frío o el calor, no se pueda utilizar como gustaría.
  • Los lugares y orientaciones más cálidos requerirán de un material que evite la entrada excesiva de sol y calor, ya que en esas zonas en las que el sol pega más fuerte y muchos más días al año, un buen tratamiento de los materiales en este sentido será de gran ayuda.

Fusionando todos estos requisitos, el profesional que elijas podrá hacer un presupuesto antes de comenzar. No olvides que es conveniente comparar entre, al menos, dos o tres presupuestos y decantarse por la opción más adecuada.

Ideas para cerrarla: con diseño y baratas

Actualmente, existen diversos materiales con los que poder cerrar una terraza y un balcón, que además son asequibles y ligeros. El cristal o el PVC son los materiales más elegidos, siendo el primero el que está tomando protagonismo en los últimos años, ya que otorga un estilo minimalista y sofisticado sin perfilerías, que es la principal desventaja del segundo. También se pueden diseñar cerramientos de aluminio, muy ligeros, pero no se consigue esa limpieza visual que irradian los de cristal. Brezo, cañizo, jardines verticales, paredes decorativas…hay muchas formas de cerrar una terraza, sobre todo si no necesitas que el cerramiento sea fijo.

¿Tengo que notificarlo al seguro?

Lo más conveniente es comunicarlo a la compañía de tu seguro de hogar cuanto antes, dando parte tanto del contenido como del continente de la misma, para que este habitáculo quede integrado en la póliza por si llegado el caso, pudiera servir de utilidad. 

Si estás buscando un seguro de hogar adecuado a las nuevas necesidades de tu vivienda, si necesitas integrar nuevas coberturas o abaratar tu póliza, echa un vistazo a nuestras opciones y calcula tu seguro de hogar. Te llevarás una sorpresa cuando veas que nuestros expertos encuentran la póliza que mejor se adapta a tus necesidades y, además, al mejor precio.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS