El blog de los seguros de El Corte Inglés

Cómo quitar el mal aliento. Causas y tips para combatirlo

Surprised excited woman covering her mouth with hands isolated on yellow background Surprised excited woman covering her mouth with hands on yellow background

El mal aliento es un problema frecuente y que puedes padecer en cualquier momento. Existen muchas causas que pueden desencadenar ésta molesta afección que incomoda tanto al que la sufre como a los que están a su alrededor.

La causa principal de la halitosis o mal aliento, en la mayoría de los casos, entre el 85 y el 90%, es debido a una mala higiene bucal o por ciertas enfermedades de las encías o los dientes, como la caries. Sin embargo, puede ser por otras afecciones por las que tu boca no huela todo lo bien que debería.

Causas de la halitosis

Como hemos apuntado, hay varios motivos por los que te puede oler la boca. Eso sí, cuando se trata de mal aliento pasajero, este suele desaparecer o es fácil de solucionar. No obstante, si se convierte en algo crónico, lo mejor es que vayas a tu médico de cabecera, ya que puede estar afectando a tu salud.

Razones del mal aliento:

  • Mala higiene bucal
  • Enfermedades de las encías
  • Faringitis
  • Amigdalitis
  • Sinusitis
  • Úlcera gástrica
  • Estenosis pilórica
  • Hernia de hiato
  • Ayuno o dietas muy restrictivas
  • Algunas comidas que incluyan cebolla o ajo
  • Ciertos medicamentos, como antihistamínicos, ansiolíticos o antidepresivos.

Para solucionar estos problemas existen remedios naturales o hábitos que pueden ayudarnos a combatirlo, ya sea llevando a cabo un correcto lavado de los dientes, con la ingesta de algunas infusiones o con una dieta correcta.

Lávate correctamente los dientes

No tener una higiene dental correcta puede provocar que nos huela la boca, ya que se nos pueden acumular restos de alimentos que se quedan entre los dientes, alrededor de las encías o encima de la lengua. Todos estos residuos se acaban pudriendo e incrementan la presencia de bacterias que producen el mal aliento.

Para lavarte correctamente los dientes deberías seguir estas pautas:

  • Cepíllate todos los días. Las recomendaciones de los dentistas es que al menos hay que lavarse los dientes dos veces al día, y si es posible utiliza pasta dental que contenga clorofila. También conviene usar hilo dental una vez al día para limpiar entre los dientes.
  • Usa un colutorio para hacer gárgaras. Si quieres incrementar la acción del cepillado, puede añadir unas gotas de agua oxigenada al agua o una cucharadita de bicarbonato sódico y hacer un enguaje.
  • Limpia bien la lengua. Esta es una parte de la boca que solemos olvidar. Pero cuando nos cepillamos los dientes hay que retirar, o bien con el cepillo, sin pasta de dientes, o con uno que incluya una parte específica para el raspado, una capa superficial. Esta capa acumula gran cantidad de bacterias y de compuestos azufrados volátiles que ocasionan un desagradable olor. Cuando la limpies, procura sacar la lengua lo máximo posible, ya que en su parte posterior es donde hay mayor acumulación de residuos.

Usa remedios naturales para quitar el mal aliento

Existen una serie de remedios caseros que nos pueden ayudar a combatir el mal aliento, provocado por diferentes causas. Puedes combatirlo con los siguientes remedios:

  • Plantas medicinales. Un buen remedio contra la halitosis es hacerte infusiones de menta, eucalipto, tomillo, salvia, romero, etc., con una cucharadita por taza de agua bastará. Necesitarás que hierva durante 15 minutos y listo.
  • Si tienes problemas digestivos, una buena solución es masticar semillas de cardamomo después de las comidas, y además de limpiar la boca, eliminan el olor producido por otros alimentos. También puedes optar una vez más por tomar infusiones, esta vez de plantas digestivas como el hinojo, poleo, anís, manzanilla.
  • Como medida para proteger el estómago. Si tienes que tomar medicación como método de protección natural, hierve una cucharadita de semillas de alholva o fenogreco en una taza de agua, durante 5 minutos. Déjalo enfriar y tómalo después de las comidas.
  • Para desinfectar la boca. Para hacerlo de forma natural sin tener que recurrir a productos artificiales, solo tienes que poner una cucharada de flores de malva en una taza de agua hirviendo. Cuando esté fría, añade unas gotas de zumo de limón y haz gárgaras con ella.

También existen hierbas, especias y alimentos, que podemos encontrar en cualquier cocina y que nos ayudan de forma natural a tener buen aliento. Toma nota de algunos de ellos:

  • Clavos de olor y semillas, como las de hinojo, eneldo o anís, si las masticas te ayudan a mantener un aliento fresco al acabar una comida, especialmente si ha sido rica en grasas.
  • Perejil. Esta popular hierba es rica en clorofila y aceites esenciales por lo que es muy buena para refrescar el aliento. Como opciones, puedes masticar una ramita después de comer o bien, hervir dos tazas de agua con varias ramitas de perejil y dos clavos de especia. Fíltralo y úsalo como enjuague.
  • Zanahoria. Esta rica hortaliza, es otro gran aliado. Puedes comerla cruda en ensaladas o como snack entre horas, ya que ayuda a fortalecer las encías y limpia la boca.
  • Cítricos. Este tipo de alimento son buenos para casi todo. Son recomendables los zumos de naranja, limón, pomelo o mandarina, que contienen ácido cítrico que ayuda a estimular la salivación y a que se limpie nuestra boca de residuos.

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.