El blog de los seguros de El Corte Inglés

¿Conoces la dieta shock?

¿Conoces la dieta shock? Trucos hogar

Es un hecho que muchas personas han subido de peso a raíz del confinamiento y que todavía están peleando con esos kilos demás más los excesos de las vacaciones. Por eso son muchos los que se están planteando hacer una dieta para equilibrar su peso.

La dieta shock te ayuda a bajar de peso de forma rápida pero segura. Es muy efectiva para aquellas personas a las que les cuesta adelgazar porque su metabolismo trabaja más lento por el motivo que sea, su edad, el sedentarismo...

Hay que tener en cuenta que una dieta puede ayudar a bajar de peso rápidamente, pero es importante que aprendamos a reeducar nuestro cuerpo y sobretodo nuestra alimentación, para que mantengamos el peso de forma continuada.

Debes tener cuidado con las famosas dietas milagro, porque si quieres ver resultados en poco tiempo, sin poner en riesgo la salud, debes asegurarte de no sufrir un efecto rebote al dejarla. Muchas dietas milagro, provocan una pérdida de agua muy importante durante los primeros días y solo se consigue eliminar una pequeña cantidad de grasa.

Con esta dieta lo que se pretende es perder grasa, que es lo importante para adelgazar, en lugar de agua o masa muscular, o vitaminas y minerales.

Cuanto tiempo hacer la dieta para que se efectiva

Esta dieta es muy efectiva porque logra que el metabolismo queme más calorías durante un tiempo mantenido, sin estancarse, lo que ayuda a adelgazar más rápido. Entre sus ventajas podemos destacar:

  • Es fácil de hacer. Con esta dieta no se pasa hambre y si se siguen los menús es fácil de hacerla.
  • Puedes hacerlas hasta que logres tu peso ideal. Después puedes usar los días de shock puntualmente si empiezas a ganar peso.

Esta dieta puede hacerla cualquier persona que goce de buena salud y no necesite perder más de 8 kilos.

Haz dos días de “shock”

Para hacer un día de shock tienes que comer fruta, yogur, caldo y crema de verduras durante un día, repartidos según el menú que te dictamos a continuación. Ten en cuenta que en “un día de shock” consumes alrededor de unas 650-750 kcal.

La razón de hacer este menú durante dos días es porque se consigue bajar mucho las calorías que se consumen a lo largo de la semana, pero sin que el metabolismo se ralentice y deje de quemar. Esto mismo es lo que sucede en las dietas hipocalóricas tradicionales, en las que el cuerpo piensa que se va a quedar sin reservas y evita “malgastar” energía.

Y si los días de shock se come poco, ¿por qué no se ralentiza el metabolismo? El motivo es que se hace dos días puntuales, separados al menos por otros dos días en los que comes alrededor de 1.500 kcal. Por eso el organismo no tiene motivos para ahorrar.

Durante el shock se ingieren pocas calorías de forma puntual, por lo que el cuerpo pone en marcha la combustión de las reservas, como en cualquier dieta hipocalórica, pero la ingesta de los alimentos aporta las vitaminas y minerales necesarios para un día, y le da al metabolismo los recursos necesarios para poner en marcha la combustión de las reservas.

Qué comer el día del shock

Este menú te aporta en torno a unas 650-750 kcal.

MENÚ DEL DÍA DE SHOCK

  • Desayuno: 1 fruta + 1 yogur
  • Media mañana: 1 pieza de fruta
  • Comida: 1 fruta + 1 yogur
  • Merienda: 1 yogur
  • Cena: Crema de verduras casera

Durante todo el día tienes que ingerir 1,5 litro de caldo vegetal, si es casero mucho mejor o en su defecto 1 litro de caldo de brick bajo en sal rebajado con medio litro de agua.

RECETA PARA HACER EL CALDO

Para hacer el caldo de verduras tiene que poner en una olla col, apio, zanahoria, cebolla con agua fría, para que el sabor y los nutrientes se queden en el líquido. Cuando rompa a hervir, baja el fuego y cuece durante 45 minutos. Evita añadir sal y pon en su defecto especias o hierbas aromáticas al gusto.

Como debe ser el resto de la dieta

Normalmente un menú normal nos aporta unas 1.500 kcal al día. Lo importante es incrementar ligeramente la cantidad de proteína diaria para preservar la masa muscular, para lograr mayor saciedad y quemar más.

Haz cinco comidas al día. Además de desayuno, comida, cena, debes hacer otras dos ingestas tipo snacks. El de media mañana tiene que ser un yogur y una fruta y el de media tarde es un mini bocadillo con alguna proteína.

Presta atención a tus necesidades. Solo tú puedes saber si al despertarte no sueles tener hambre y prefieres tomar en ese momento una comida más ligera tipo snack, que tomarías a media mañana (fruta y yogur) y no lo que corresponde en el desayuno, que quizás sea más copioso. Adapta la dieta a tus necesidades.

Los desayunos ricos en proteína. Ingerir proteína a primera hora hace te sientas más saciado y comas menos en las siguientes comidas. No es necesario que todos los días comas embutidos, puedes alternar con las tortitas de avena y plátano que son una opción proteica sana, ya que tanto este cereal como la clara de huevo son ricos en proteína.

Procura consumir menos harinas. El cereal debe limitarse al desayuno y a la merienda. La razón es que este alimento contribuye a quitar el hambre, pero en comidas y cenas se elimina para reducir así las calorías de la dieta. Además, no hay déficit nutricional porque la fruta y la verdura aportan también hidratos de carbono.

Yogur para el postre en la cena. No se recomienda la ingesta de fruta por la noche para no aportar azúcares de rápida absorción en un momento en el que no hacen falta, porque vamos a pasar unas horas de reposo.

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.