¿Qué cubre la responsabilidad civil de un seguro de coche?

La responsabilidad civil es aquello que permite que nuestro seguro indemnice a aquellos que hemos dañado. ¿Sabes qué cubre la del seguro de tu coche?

Por normativa, todos los vehículos que están en circulación tienen que estar asegurados con el seguro de Responsabilidad Civil Obligatoria, ya que en caso contrario serían sancionados en el momento en que se detecte esta circunstancia. Comúnmente se conoce como el seguro “a terceros”, el que, como mínimo incluye la Responsabilidad Civil obligatoria, pero la mayoría de las pólizas que se comercializan en el mercado, añaden alguna cobertura básica más dentro de esta famosa modalidad de seguro. Además, salvo que por circunstancias económicas,  por antigüedad o porque le demos un uso muy escaso al vehículo consideremos que no es  necesario, los conductores suelen ampliar esta póliza básica en prácticamente la mayoría de los casos, incluyendo garantías como la Responsabilidad Civil Voluntaria, la defensa y reclamación de daños, la asistencia en carretera, etc. 

En tu seguro de coche puedes ver qué incluye la cobertura de responsabilidad civil: por ejemplo, en Allianz, producto Auto Plus, podemos ver que el objeto del seguro es que el asegurador de cobertura a los daños provocados a terceros que se deriven de la circulación del vehículo asegurado a través de la garantía de responsabilidad civil de suscripción obligatoria, así como de las garantías voluntarias contratadas e indicadas en la póliza hasta los límites establecidos para cada una

Y es que el hecho de circular con otros vehículos conlleva el riesgo de sufrir un accidente y en el caso de resultar culpables, podríamos tener que costear los daños ocasionados tanto al vehículo contrario como los posibles daños causados a las personas que se encontraban dentro del vehículo o que fueran alcanzadas o se vieran implicadas por estar en la vía en el lugar del accidente; eso, además de una elevada sanción.

Coberturas que suelen figurar en el seguro de RC obligatoria

En caso de contratar uno de estos seguros, encontraremos cubiertos habitualmente:

  • Los daños materiales y lesiones a terceros si el asegurado es culpable del accidente. Hay que aclarar que respecto a las lesiones no sólo se incluyen a los ocupantes de otro vehículo, también a los del vehículo culpable -con excepción de su conductor-,  a ciclistas, peatones etc. En cuanto a los daños materiales, no sólo se incluye al otro vehículo siniestrado, también a otros bienes muebles o inmuebles, como puede ser una vivienda o un elemento ornamental contra los que se produzca el siniestro. Normalmente las compañías limitan el capital que se destina a la responsabilidad por estos daños.
  • Si no se amplían las coberturas, los daños propios personales del asegurado y de su vehículo están excluidos. Tampoco están cubiertos, por norma general,  los daños materiales a terceros si son familiares del tomador del seguro hasta tercer grado de afinidad, ya que se entiende que esta circunstancia podría dar lugar a fraude a la aseguradora.

Normalmente y, como ya hemos adelantado, los asegurados amplían las coberturas para evitar tener que afrontar parte de las indemnizaciones si son muy elevadas, además de por otra serie de ventajas. La ampliación pasa por la inclusión en póliza de garantías como la responsabilidad civil suplementaria, el seguro de accidentes conductor, la asistencia jurídica, la defensa legal, asistencia en carretera...

Cómo funciona

En caso de tener un siniestro con un tercero lo más inmediato es el intercambio de datos personales y del seguro, rellenando a ser posible un parte amistoso, para que ambas compañías puedan comenzar los trámites y llegar a acuerdos que se consideren adecuados. Será un profesional, un perito, el encargado de valorar los daños ocasionados al tercero/ terceros y la cuantía de una posible indemnización.

Excepciones

El hecho de tener contratado un seguro de responsabilidad civil  obligatorio y voluntario no implica que tu compañía aseguradora se vaya a hacer cargo siempre que seas culpable de un siniestro. Hay ocasiones en las que la responsabilidad recaerá directamente sobre el culpable, aún dependiendo de cada compañía, las exclusiones generales más comunes, son las siguientes: 

  • Si el conductor culpable da positivo en alcohol y/o drogas, otros estupefacientes. 
  • Si los daños son causados intencionadamente con el vehículo, salvo que sean por haber tratado de evitar un mal mayor.
  • Si la conducta del conductor o asegurado ha sido claramente dolosa o por conducción temeraria y peligrosa.
  • Si el culpable ha cometido delito de omisión del deber de socorro.
  • Si los daños se han cometido por la participación en carreras, entrenamientos, apuestas, desafíos y similares.
  • Daños causados por vehículo conducido por persona sin permiso de conducción o con el mismo retirado o caducado. 
  • Daños causados por conducción en vías no aptas para la circulación. 

La gran variedad de compañías aseguradoras y de coberturas hace que, al contratar una póliza, tengamos muchas combinaciones posibles que se adapten a nuestras circunstancias económicas y personales. Utiliza nuestro tarificador de seguros de coche para elegir la mejor para ti, pero sí te recomendamos que no te dejes influir sólo por el precio de la prima para decantarte por una u otra póliza, ya que por un poco más seguramente puedes ampliar considerablemente las coberturas de tu seguro.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS