Cuidar de nuestro coche y de su aspecto es fundamental para que luzca siempre impecable, como nuevo.

La limpieza del vehículo es algo que debes realizar con asiduidad para que resulte afectiva y no se acumule suciedad.

Hoy vamos a dar unos cuantos consejos para limpiar el exterior del coche: carrocería, cristales y llantas.

  • Es más recomendable limpiar el exterior del coche a mano en vez de usar los túneles de lavado. Aunque son más rápidos y cómodos, el resultado de una limpieza a mano siempre será mejor. Además, el uso continuado de los rodillos de los túneles de lavado, a la larga podrían estropear la pintura del vehículo.
  • Para limpiar la carrocería de tu coche, existen jabones, esponjas y bayetas destinadas a este uso, que cuidarán de ella para no dañarla y darle un aspecto brillante.
  • Antes de enjabonar, puedes eliminar la suciedad más incrustada, aplicando agua a presión.
  • A la hora de enjabonar, hazlo primero en la zona del techo. Continúa por los laterales y finaliza por las zonas bajas y llantas.
  • Aclara bien todo el producto con el que enjabonas el coche. Hazlo con agua limpia y evita que queden restos de jabón para que no dejen manchas cuando se seque.
  • Para lograr un acabado brillante en la chapa de tu coche, puedes aplicar cera sobre ella, una vez que esté limpia y seca.
  • Para cuidar de tu seguridad al volante, debes limpiar los cristales del coche y de los faros a menudo, para contar con una buena visibilidad. Para ello será suficiente con aplicar limpiacristales y pasar una bayeta suave que no raye el material.
  • En el caso de la limpieza de las llantas, debes tener en cuenta que por su proximidad al asfalto, tienden a acumular mucha suciedad. Aplicar agua a presión será la manera más efectiva de eliminarla. Remata el trabajo limpiando las llantas con algún producto específico destinado a este fin. Para las zonas más inaccesibles de las llantas, puedes ayudarte de un pequeño cepillo de dientes.
  • Para finalizar la limpieza de las llantas, puedes aplicar un abrillantador para estos componentes de tu vehículo.

Mantener limpio el exterior del coche con los cristales, la carrocería y las llantas impolutos, pero no cuidar tu coche en su zona interior, hará que desmerezca el aspecto del vehículo. Mantén la limpieza tanto del exterior como del interior, para que tu coche resulte confortable y acogedor, además de que luzca bonito.

Artículo patrocinado por Fénix Directo