Una de las preocupaciones más comunes en cualquier comprador de un vehículo de segunda mano es cómo saber si han bajado los kilómetros del coche.

Lamentablemente, esta práctica que antes se ajustaba a algunos compra-ventas sin escrúpulos, se está extendiendo cada vez más. Hace un tiempo no era habitual encontrarse con un particular que hubiese manipulado el cuentakilómetros del vehículo. Hoy sí.

Por lo tanto es lógico que, cuando nos disponemos a comprar un vehículo de ocasión o de segunda mano, surja este tipo de preocupación y miedo ante la posibilidad de que estemos siendo estafados y pueda afectar al rendimiento y seguridad del vehículo.

Y ¿cómo saber si han bajado los kilómetros de un vehículo?

  • En primer lugar, no debes confiar en los “chollos” o gangas. Si encuentras un coche demasiado barato para los pocos kilómetros que marca, sospecha. Nadie regala nada.
  • Es habitual que un vendedor lave la cara al vehículo para que éste se muestre bonito y presentable. Sobre todo, la zona de la carrocería. Pero hay detalles en el interior del vehículo que pueden darte una idea de si el coche tiene más uso del que marca su kilometraje (volante, palanca de cambios, pedales, botones de la radio, tiradores de las puertas, asientos, muy desgastados.).
  • Un coche recorre una media de 20.000 Km al año. Por lo tanto, desconfía de personas que ofertan vehículos con 7 u 8 años de antigüedad con tan sólo 100.000 o 120.000 km.
  • Pide el libro de seguimiento de cada revisión técnica y de mantenimiento a la que se ha sometido al coche. Si dicho mantenimiento se ha efectuado en talleres oficiales, será muy fiable y sencillo verificar que el kilometraje es el correcto.
  • Solicita en la Dirección General de Tráfico el historial del vehículo, así como el historial de la ITV. Si el vendedor no tiene nada que ocultar, no mostrará ningún tipo de inconveniente en que puedas realizar este tipo de trámites y colaborará en todo lo posible para que los lleves a cabo.

Todos estos consejos pueden ayudar a cómo saber si han bajado los kilómetros de un vehículo. Pero lo cierto es que esta práctica, que constituye una estafa, está por el momento poco perseguida y controlada por las autoridades pertinentes.