Es más, ya no hablamos de que hay un coche en cada casa sino, que en la mayoría de hogares españoles hay mínimo dos coches y posiblemente alguna moto o ciclomotor. La vida, ha cambiado mucho en los últimos 30 años…

Hay quien lo utiliza poco en su día a día pero si vives en una gran ciudad (provista de transporte público) no tienes nada más que fijarte en el tráfico a primera hora de la mañana y a última hora del día, ¡hora punta! te darás cuenta de que en cada coche únicamente viaja una persona, como mucho dos. Hay muchas personas que no viven con acceso a transporte público o, si lo hacen, tardarían demasiado en llegar al trabajo. Es un tema complicado… Por no hablar de los pueblos, hay quien necesita coche hasta para ir a por el pan o a la farmacia… Por tanto, a día de hoy, es un bien necesario e indispensable.

Resulta paradójico porque a más coches y mayor demanda de gasolina, ¿¿debería bajar el precio no?? Pues bien, mejor no profundicemos en el tema… A lo nuestro...

¿Crees que es posible poder ahorrar en combustible sea de tipo que sea el coche? Algunos de los consejos que puedes seguir son:

  • Planificar cualquier desplazamiento te ayudará a maximizar combustible, saber en qué momento has de hacer una parada para repostar o inclusive no perderte. En ocasiones, para evitar el tráfico tendemos a dar más vuelta de la necesaria, ¿qué compensa más?
  • Toma transporte público siempre que puedas, ¡conviértelo en una obligación! Además, así andarás y te moverás más. Haz un auto-examen de consciencia, en ocasiones cogemos el coche sin necesidad, ¡todos lo hacemos! Gastamos y además contaminamos.
  • Mantén siempre una velocidad de crucero adecuada. Mejor con las marchas más largas.
  • Reduce el peso todo lo posible. Cuando sales de vacaciones provisto de muchas maletas habrás notado que se consume más. ¡Economiza!

Otro truco que, a la larga nos hace ahorrar en tiempo y dinero, es tener un buen seguro de coche que te proteja a ti, tu automóvil y toda tu familia. ¡Feliz viaje!