Aunque en este post te propongamos realizar algún desembolso pequeño de dinero, no deberías tomarlo a mal, se trata de una inversión que podría hacer que tu coche dure unos años más. ¿Es mejor el remedio que la enfermedad no?

Vamos a ello, si sigues estos consejos, tu coche será más longevo que los coches más icónicos de la historia.

  1. Si el coche ya tiene unos años, cuidar el motor con ceras y grases protectoras es un buen consejo a seguir.
  2. Cuida las gomas y resto de plásticos evitando que se deterioren y renovándolos de vez en cuando.
  3. Cuida su aspecto físico: no maltrates la tapicería y aspira a fondo de vez en cuando, la carrocería ha de estar protegida ante heces de pájaros o los rayos de sol… Casi ninguno de nosotros lo hacemos pero, nunca está de más, aplicar una capa de cera al coche, al menos, una vez al año.
  4. No retrases la fecha para cambiar la correa de distribución. Este tipo de averías suelen ser las más caras de reparar en el taller mecánico.
  5. Revisa la presión de las ruedas y, si tu coche es nuevo, realiza una medición nada más en panel de información te avise.
  6. ¿Sabías que el gas del aire acondicionado hay que cambiarlo de vez en cuando?
  7. Evita que aparezca el símbolo que nos indica que el nivel de aceite es bajo revisándolo tú con frecuencia, así el coche nunca llegará al extremo.
  8. Evita correr en tramos cortos, es contra-producente y no ganas nada.
  9. ¡Lejos de los bordillos! Las ruedas se resienten de cada golpe…
  10. No arranques de forma violenta, espera unos segundos con el contacto encendido. Parece que no, pero es uno de los trucos más valiosos y eficientes para hacer que la salud de nuestro coche sea un roble más años de los que pensábamos.

Por último, ni que decir queda que no hay que escatimar en revisiones periódicas al taller. La salud de tu coche y la de sus asistentes se verá reforzada.