La llegada del invierno está ya a la vuelta de la esquina y seguro que te estas preguntando si los neumáticos de tu coche serán adecuados para ir de viaje. Existen varios tipos de ruedas, pero según el clima del lugar donde vivamos y el tipo de uso que le demos al coche pueden resultar más apropiados unos u otros.

Es posible que te plantees si en épocas de lluvia, nieve y hielo es mejor opción poner un neumático all season o un neumático de invierno, pero quizás desconozcas cuales son sus características y diferencias.

En primer lugar, es importante que sepas que en España no es obligatorio el uso de neumáticos de invierno como sí ocurre en otros países europeos, pero sí es recomendable que los tengas en cuenta si vas a conducir en zonas muy frías y con tendencia a cubrirse de nieve o a la hora de hacer viajes por zonas montañosas con cierta regularidad.

Ten en cuenta que, con los cambios en las temperaturas, los neumáticos varían su comportamiento. El caucho y el resto de componentes que se utilizan para la fabricación de las bandas de rodadura, y toda la capa externa de la rueda, son sensibles a las variaciones térmicas. En invierno estas se endurecen y pierden capacidad de agarre pese a que los fabricantes trabajan de manera constante en composiciones estables.

Por este motivo los neumáticos modernos suelen tener un buen rendimiento, sin embargo, hay condiciones para las los neumáticos convencionales no están preparados y por eso existen otro tipo de neumáticos que se elaboran de forma especial para aguantar otras temperaturas, en este caso cuando cae el termómetro y empeoran las condiciones meteorológicas.

Neumático all season vs neumático de invierno

Estos dos tipos de neumáticos están destinados fundamentalmente a mantener el agarre sobre el asfalto, pero entre ambos existen notables diferencias.

Unos sirven para utilizar en climas extremadamente fríos y húmedos y los otros son aptos para todo el año, tal y como su propio nombre indica. Para empezar, si vives en un lugar con temperaturas cálidas todo el año no te hará falta ninguno de estos dos tipos.

Por ejemplo, En tramos de la AP- 67 (León-Asturias) y A-66 (Palencia-Cantabria) está prohibido –en nivel de circulación rojo– usar cadenas, y solo se autoriza el uso de neumáticos de invierno. De hecho, la DGT informa puntualmente a través de los paneles de mensaje variable cuando se produce esta circunstancia.

Eso sí, ambos tipos de ruedas funcionan mejor por con temperaturas por debajo de 7ºC que un neumático convencional.

Para reconocer un neumático de invierno simplemente bastará con buscar en el flanco el símbolo que los identifica, que es una montaña de tres picos con un copo de nieve en su interior. Este tipo tanto por su composición, como por el dibujo que llevan, están especialmente diseñados para un uso en climas fríos y se recomienda una profundidad mínima no inferior a 4 mm.

Cuando la temperatura baja, incluso en seco, estos neumáticos ofrecen un agarre extraordinario. Sin embargo, no hay que confundir los neumáticos de invierno con M+S (Mod & Snow) o barro y nieve, que son los que suelen montar en muchos todocaminos o todoterrenos de serie. El dibujo y composición de los M+S les permiten enfrentarse a terrenos muy variados tanto en invierno y como en verano. Su dibujo es más profundo y proporciona mayor agarre respecto a los convencionales, pero sólo si incorporan también el símbolo de neumáticos de invierno podrán sustituir legalmente a las cadenas en condiciones de nieve o hielo.

La principal ventaja de los neumáticos de invierno es que están especialmente fabricados para conseguir un elevado agarre sobre superficies deslizantes como agua o nieve, y utilizan compuestos más blandos para incrementar el agarre a temperaturas muy bajas. Por este motivo son sustitutivos directos de las cadenas para nieve.

La desventaja es que deben instalarse a principios de la temporada invernal y retirarse cuando vuelven a subir las temperaturas, ya que pueden degradarse con rapidez y quedar inservibles. Por ello, para su mejor conservación debes guardarlos en un lugar fresco, seco y alejado de la luz solar cuando no son necesarios y volverlos a montar mientras les quede vida útil.

En cuanto a los neumáticos all season (para todas las estaciones), tienen un rango de acción mucho más amplio que los neumáticos de invierno y son aptos para cualquier condición climática. Este tipo de ruedas tienen un buen rendimiento en circunstancias más o menos complicadas, pero no son específicos para ningún uso.

Esto quiere decir que en épocas de temperaturas extremas tanto de calor como de frío no ofrecerán el mismo agarre que un neumático de verano y o de invierno. Como sucede con los neumáticos de invierno, los neumáticos all season no requieren la instalación de cadenas de emergencia.

Si necesitas un buen seguro para tu coche no dudes en consultarnos.